Publicidad

Tras los pasos de Perry Farrell con Jane’s Addiction

por · Febrero de 2011

Publicidad

Viene de celebrar su noveno aniversario de matrimonio con su esposa y colaboradora, Etty Lau, y de revelar el lineup de Lollapalooza Chile hace apenas unos días, la primera versión internacional del legendario festival de rock, que Farrell fundó hace 20 años. Por si fuera poco, este lunes entra al estudio con Jane’s Addiction para terminar su esperado cuarto disco, The Great Escape Artist.

Después de algunos contratiempos, incluída la salida del bajista fundador de la banda Eric Avery y un corto reemplazo del ex Guns N’ Roses, Duff McKagan; Perry Farrell, el guitarista Dave Navarro y el batero Stephen Perkins se encerraron en un estudio de Los Angeles con un nuevo partner y compositor, el multiinstrumentista de TV on the Radio y productor Dave Sitek, para dar vida a las nuevas ideas musicales de la banda.

“Estamos tomando grandes riesgos y escribiendo de maneras que nunca hicimos antes”, dice Farrell, de 51 años, sobre sus compañeros, que están adoptando la tecnología digital- sintetizadores, MIDI, efectos-, por primera vez en sus 25 años de carrera. “Estamos produciendo una pieza realmente asombrosa de arte, una increíble pieza de música. Hará que la gente diga, ‘Esto es extrañamente bello’.”

¿Cómo llegó Dave Sitek de TV on the Radio a involucrarse en el nuevo disco de Jane’s Addiction?
—Cuando Duff McKagan decidió no trabajar más con nosotros, hubo un momento de silencio. Todos nos quejamos, pero al mismo tiempo, fue un momento triste porque veníamos de construir algo juntos. Es como un equipo deportivo, cuando un jugador es transferido o retirado o se lesiona, pero tu equipo tiene que seguir. En ese punto estábamos. Hasta que nuestro productor Rich Costey (Muse, Rage Against The Machine, My Chemical Romance, Weezer, Franz Ferdinand) dijo: ‘Hey, yo tengo un amigo…’ y ese era Dave. Rich dijo: ‘Si trabajan juntos, no habrá problemas’. Así que busqué a Dave. Él estaba terminando de grabar un disco suyo. Pero cuando nos conocimos, lo vi muy entusiasmado. Él es un verdadero artista y tiene un sonido muy original y actual.

¿Entonces será un integrante estable de Jane’s Addiction? ¿Tocará con ustedes en vivo?
—Bueno, Dave está en TV on the Radio y ama producir. Le planteé la idea de tocar con nosotros. Hace sentido desde que nos ayuda a componer y grabar. Pero tengo la sensación de que su corazón está en producir y componer constantemente. Estoy feliz de que seamos amigos y socios en la composición. Es como una chica guapa con la que me estoy acostando pero no tenemos que casarnos [risas]. Pero estará tocando en vivo. Que es tan importante como la grabación y, algunos dirán, todavía más importante. El registro es una tarjeta de presentación y es una tumba, es lo queda en el pasado y también lo que estás presentando a la gente.

¿En qué etapa van del nuevo disco?
—Estamos componiendo como una banda moderna debe componer. Cuando empezamos a mediados de los 80s no había computadores personales. Estoy muy entusiasmado con todos esos aspectos tecnológicos de la música. Entonces, nuestro proceso creativo es muy diferente. Tenemos opciones ahora para hacer música con la tecnología y la estamos aprovechando, sin tenerle miedo. Pero no sólo estamos armando loops juntos. Nosotros somos músicos de verdad. Estamos utilizando la tecnología para armar ideas y algunas de esas ideas permanecerán en las canciones. Escribimos algunos temas y los enviamos de un lado a otro, entre nosotros, para construir un demo. Otros paradigmas comienzan a aparecer a partir de esta correspondencia digital. Nosotros ya hemos escrito tres álbumes de música. Pero hoy, con menos tiempos de atención del público, sólo tendremos nueve canciones en el nuevo álbum. Pensamos refinarlo a 45 minutos de material. La semana que viene, cuando por fin entremos al estudio todos, estos bucles y las ideas que hemos escrito a través de correo electrónico se reunirán.

¿Cómo suenan las canciones en comparación con los antiguos Jane’s Addiction?
—Bueno, todo lo que puedo decir es que vamos por buen camino. Sería fácil decir: ‘Tengo una gran reputación. No vas a decirme cómo escribir una canción. Yo sé cómo escribir una canción. Sé como tocar mi instrumento. Y aquí tienes una idea’. Eso no corre hoy. Todos esperan oír sonidos excitantes y frescos, acordes interesantes, buenos arreglos y composiciones. Y no es sencillo llegar a algo original y fresco. Entonces, ¿En qué te puede ayudar lo electrónico? En no apresurarte y entender que tu reputación y tu nombre no te van a sacar adelante por sí solos.

Estás grabando muchas de las voces en solitario por primera vez. ¿Es difícil editar para uno mismo, cuando en el pasado la banda podía expresar sus opiniones?
—Todo el mundo puede por supuesto dar su opinión. Si no les gusta algo, me lo dicen, usualmente, en lugar de no decir nada. No tendré un correo-e que diga: “Dios mío, eso suena como la voz de un asesino”. Pero por ejemplo, escribí una canción lenta que me pareció muy graciosa, se llamaba I Can’t Party Anymore, y como no recibí ninguna opinión de vuelta asumí que todos la odiaron. Para la siguiente canción, más acelerada, en unas pocas horas la banda me escribió “me encanta” y todo eso. Soy muy afortunado de poder escribir toda la música que quiero. Escribo rock contemporáneo con Jane’s Addiction. Y también escribo música house con gente como Kascade. Por suerte, tengo esos dos mundos. Siempre puede escapar a otro mundo, si yo quiero ser sarcástico o punk. O ser romántico.

Lo que nos lleva al nombre del nuevo disco, The Great Escape Artist. ¿Qué significa exactamente?
—Me encanta ser capaz de escapar de mi pasado, a pesar de que mi pasado fue genial. Es sólo que amo el futuro. Yo puedo personalmente hacer que me importe una mierda lo que hice en el pasado; porque no quiero que me desaventaje para hacer algo mejor en el futuro. La única manera de hacer eso es tener coraje para escapar del pasado -tanto de los errores como de las cosas notables-. Hay que tomar riesgos. Sobre todo cuando eres músico y sobre todo un músico en vivo. Hay personas que han hecho de la música una protesta o crítica social, esa no es música hecha para escapar. La música de Jimi Hendrix era escapismo. Ziggy Stardust es escapismo. Iggy Pop. No están ahorcando a la gente, deprimiéndola o fastidiándola. Su intención es que la gente escape, como si tuvieran amnesia de su propia vida. Se trata de ir a un lugar donde puedan ser felices y salvajes y sueltos y sexuales.

¿Entonces, cuando necesitas escapar tú mismo, qué haces?
—La música siempre es mi gran escape. Toco con Etty, o como Dj. Tocar con Jane’s Addiction es siempre un escape. Vuelvo a ser un niño salvaje y a hacer lo que se me dé la gana sobre un escenario. Luego para escapar de la música hago deportes con tablas. Me encanta el snowboard, el surf y el skate. Mi próximo paseo de snowboard es a Whistler. Es muy bonito ahí. También ando en bicicleta. Actualmente, Tengo una bicicleta que me regaló Lance Armstrong cuando ganó su sexto título. Me encanta pasear en bicicleta por la costa de California.

Es casi como un sustituto de las drogas…
—¡Si! ¡Exacto! Aspiro ser el gran escape del artista.

[Vía Spin]

Tras los pasos de Perry Farrell con Jane's Addiction

Sobre el autor:

paniko.cl

Comentarios