Publicidad

Max Payne 3: redención en slow motion

por · Abril de 2012

Publicidad

Los juegos Max Payne se han convertido en sinónimo de clásicos en el género Shooter en tercera persona desde el 2001, cuando fue estrenada su primera aventura. Ahora, nueve después de su última entrega, Max Payne vuelve con innumerables mejoras, gracias a Rockstar Games. A continuación revisamos su historia y lo que nos espera en la tercera entrega de la saga.

La historia de Max Payne hasta este punto es la siguiente: mientras Max trabajaba como detective para la NYPD, su esposa y primogénito fueron brutalmente asesinados por drogadictos bajo la influencia de la poderosa Valkyr, una nueva droga que estaba inundando el inframundo de Nueva York. Atormentado y cegado por su odio, Max comenzó a trabajar para la DEA como agente encubierto, consiguiendo adentrarse en el mundo del crimen y descubrir las redes mafiosas vinculadas a la fabricación y distribución de la droga.

Como policía renegado Max consiguió, luchando contra los delincuentes y la justicia, finalmente desbaratar la organización criminal y concluir su vendetta. A pesar de ser capturado y aprisionado, Max logró su venganza y salir impune de ella.

Dos años después de lo sucedido en la primera entrega, “The Fall of Max Payne” retoma la vida del policía, quien ahora ha retornado como detective a la policía de Nueva York. Investigando una serie de asesinatos atribuidos a la banda delictual The Cliners, Max Payne encontró nuevamente a la femme fatale Mona Sax (quien apareció brevemente en la entrega anterior), también descubriendo una nueva conspiración, esta vez establecida por la mafia rusa y el senador Alfred Woden, quien ayudó a Max a conservar su libertad en el primer juego.

Tras algunas confrontaciones (algunas bastante apasionadas), Max descubrió que Mona estaba contratada para eliminar a Vladimir Lem -el jefe de la mafia rusa- y a él, para permitirle al senador ser el jefe de la organización. Sin embargo, los sentimientos de Mona impidieron que esta llevara a cabo su objetivo y, en conjunto con Max, que decidiera acabar con el complot. Durante la última batalla tanto Lem como Woden y Mona perdieron la vida, destruyendo la conspiración pero abrumando nuevamente a Max, quien ha perdido a su nuevo amor.

Ahora, nueve años después de los eventos de su antecesora y del último juego, Max Payne vuelve de la mano de Rockstar Games, para combatir a los criminales y los demonios internos que lo atormentan. El viaje que llevará a Max desde Nueva York hasta las favelas de São Paulo, en búsqueda de una última oportunidad de redención, se ha distanciado un poco del carácter noir de sus antecesoras, pero conservará una ambientación tan oscura y cruda. Max ahora es alcohólico y psicodependiente, lo que lo tiene al fondo del abismo, llevando una vida miserable e infernal.

La historia, creada por Dan Houser -el responsable de la trama de los GTA, Bully y Red Dead Redemption- será narrada de modo no lineal, mostrándonos por medio de diferentes escenarios cómo fue que Max llegó a Brasil, en un transcurso de 9 años. Inspirada en parte por las películas Ciudad de dios y Tropa de élite, y con un sountrack creado por la banda noise rock HEALTH de Los Angeles y el rapero brasileño Emicida, y con música ambiental a cargo del compositor Pedro Bromfman, esta última entrega en la saga de juegos Max Payne promete mejoras en todos los aspectos que hicieron de sus antecesoras clásicos del género shooter.

La narración en off, los Painkillers y el “Dual-Wielding” -o utilizar dos armas simultáneamente- vuelven, mientras que el Bullet Time, mecánica elemental del juego, ahora estará mucho mejor implementada, gracias a la captura en movimiento, el motor gráfico RAGE y reacciones reales por parte de la tecnología NaturalMotion Euphoria. Además, el juego contará con un sistema de defensa -similar a los del Gran Theft Auto- de manera no invasiva, para permitir a Max desplazarse y lanzarse con una mayor fluidez, para así adelantarse a los enemigos, o poder lidiar con varios a la vez, calculando en slow motion con precisión donde caerá cada disparo.

Max Payne 3 fue desarrollado por Rockstar Vancouver en un periodo de 4 años, y todas sus mejoras en cuanto a tecnología han sido documentadas en los “Diarios de Desarrollo” del juego, que pueden ser vistos en el canal de youtube de Rockstar Games. Ahora queda solo esperar para saber si Max logrará redimirse en la última entrega de la saga, que se estrena el 15 de Mayo para Xbox 360 y PS3, y el 29 para computadores con sistema operativo Windows. Los dejamos con el tráiler oficial.

Max Payne 3: redención en slow motion

Sobre el autor:

Franco Iovi (@francoiovi)

Comentarios