Publicidad

Lo mejor de 2012 según PANIKO.cl

por · Diciembre de 2012

Publicidad

Como cada año, a fines de diciembre hacemos un recuento con lo mejor del año en curso, en un ranking elaborado con los votos de todo el staff de paniko.cl. Estos son los discos, películas, series, personajes, minas y libros que hay que revisar. La cultura pop para recordar.

Mejor disco chileno

5- Protistas — Las cruces (Sello Cazador)

Las cruces es una trampa, una provocación y también un montón de imágenes planas que recuerdan el engaño de su disco anterior: esa lectura del trance altiplánico, que en realidad era un eterno limbo lleno de cuchillos, 33 minutos de una lectura propia de Deerhunter, con mejores letras que cualquier otra cosa.
—A. Jofré

4- Camila Moreno — Panal (Autoedición)

Esto es pop chileno para escapar del nicho, para saltarse la barrera de la manufactura casi artesanal de un comienzo y ambicionar grandes escenarios y audiencias. No por nada, en Panal, Camila Moreno se acompaña del guitarrista Trey Spruance (ex Mr. Bungle y Faith no more) y la cantante de Atercionapelados, Andrea Echeverri. Una verdadera sorpresa, que se condice con el cambio en su sonido respecto de su debut Almismotiempo (2009).
—F. Ojeda

3- Manuel García — Acuario (Oveja Negra)

El ariqueño apuesta por un leve giro al pop con este disco producido por el hombre de radio Marcelo Aldunate y termina conquistando la masividad sin perder el respeto de nadie.
—M. Poblete

2- Gepe — GP (Quemasucabeza)

El choque definitivo en que se mezclan todas las influencias de la propuesta de Gepe. El pop, hip hop, reggae y su amor por la música andina, logran una aleación perfecta en GP. Repleto de imágenes que recuerdan una despedida, un quiebre duro como en “Bacán tu casa”; pero a la vez, la honestidad y lo emotivo de un encuentro fortuito como “Fruta y té”. Un puñado de grandes canciones pop.
—J. Correa

1- Ases Falsos — Juventud americana (Arca discos)

Un salto largo en lo musical: es el mejor trabajo a la fecha desde los registros firmados como Fother Muckers. Lleno de frases para decirte a ti mismo en los peores momentos, con un puñado de imágenes para no terminar perdiéndose en el ruido audiovisual de la telepolítica.
—A. Jofré

***

Mejor película chilena

5- Miguel San Miguel (Dir. Matías Cruz)

Cuenta la historia de Los Prisioneros antes de que asaltaran Latinoamérica con sus canciones y se convirtieran en la banda más trascendental de la historia del país. Todo visto desde el ángulo de un Miguel Tapia adolescente, que pasa sus días soñando en sentarse en un sillín de batería y visitando a su novia que vive en el block de enfrente. En esa esquina oscura e inexplorada por mucho tiempo está la mayor virtud de la primera película de Cruz: llenar de épica un momento de la banda que parecía olvidado. Sacarnos de la cabeza a las masas enfervorizadas, los egos y los líos de faldas. Llevarnos de regreso a la base, donde todo comenzó, a la honestidad del San Miguel que antecede al desastre.
—J. Correa

4- Bonsái (Dir. Cristián Jiménez)

Dos mentiras en distintos años marcan al protagonista de la novela de Alejandro Zambra, mientras su vida amorosa toma la forma natural y a la vez forzada de un pequeño bonsái, en algún momento de los 90s, con Pánico como banda sonora, como en busca de un tiempo perdido.
—F. Ojeda

3- El año del tigre (Dir. Sebastián Lelio)

En un año (casi) apocalíptico, Sebastián Lelio saca una buena historia sobre el 27/F con tanta ambición como oficio.
—M. Poblete

2- Joven y alocada (Dir. Marialy Rivas)

Es la primera vez que una película nacional se atreve a dejar la ingenuidad de lado y habla de tú a tú, sin huevadas. El trabajo de guión, por lo demás, es de lujo.
—M. Tacchi

1- No (Dir. Pablo Larraín)

Un chileno exiliado en México retorna al país para dirigir la campaña del No en el plebiscito de 1988. Con pocos medios, pero con mucha creatividad, logra armar una campaña que lleva a la derrota de la dictadura de Pinochet. La película, que cuenta con un guión de Pedro Peirano, explora también la ambigüedad entre la épica de la campaña y la desilusión posterior al regreso de la democracia.
—J. Correa

***

Mejor libro chileno

5- Fuenzalida (Mondadori), por Nona Fernández
4- Pájaros negros (Ediciones B), por Patricio Jara
3- La batalla de Placilla (Hueders), por Marcelo Mellado

2- Todo Santiago (Hueders), de Roberto Merino

Merino describe a Santiago con una mirada curiosa e inteligente, pero a la vez ridículamente cercana. Se aleja de la odiosa nostalgia, para mostrar la épica de la cotidianeidad, la humildad de un ciudadano de a pie que es el mejor cronista de los cambios de la ciudad. Todo Santiago es la búsqueda obsesiva de lugares luminosos, secretos y personales en una ciudad de la que pocos hablan con cariño.
—J. Correa

1- Ruido (Alfaguara), de Álvaro Bisama

Si en Estrellas muertas (2010) Bisama salda cuentas con los 90 —sus 90—, acá aborda a la generación que creció oyendo el murmullo de un milagro artificial, a los que despertaban viendo los programas evangélicos que hablaban del fin del mundo, los domingos por la mañana, mientras esperaban los dibujos animados: «A veces, soñábamos con el vidente. A veces, soñábamos con Satán. Caminábamos por la casa y nos convertíamos en las sombras de nuestras propias habitaciones. Entonces, recordábamos». En Ruido, Bisama no sigue el camino obvio de la historia del vidente: muy en su estilo narra desde un ángulo imposible, como un Kubrick recostado de espalda al suelo y cámara en mano, se pasea por los menos visibles espacios de la intimidad de una vida privada plural, como el narrador de esta novela, donde Pinochet es el único personaje con nombre y una especie de realismo mágico advierte sobre lo bueno que es crecer en un pueblo chico, pero también sobre lo importante que es saber escapar a tiempo.
–A. Jofré

Mejor concierto

5- TV on the radio, Parque O’Higgins (Lollapalooza)
4- Jorge González, Espacio Broadway (Primavera Fauna)
3- 31 minutos, Parque O’Higgins (Lollapalooza)
2- Roger Waters, Estadio Nacional
1- Pulp, Espacio Broadway (Primavera Fauna)

Jarvis Cocker y su tropa no habían tocado nunca en Chile. Bien es sabido que el tiempo acumulado se transforma en energía y han sido casi veinte los años de espera para los primeros fanáticos de Pulp. Y en un país como el nuestro, cuya juventud abrazó al brit-pop como si fuera suyo y lo bailó desenfrenado en antros escondidos, donde podía sentirse libre de miradas y prejuicios, esos años son muchos. Se sentía, cada vez que uno miraba las letras P-U-L-P que se asomaban apagadas en el escenario internacional, la catarsis colectiva que vendría irremediable.
—C. Bley

***

Mejor serie

5- Los 80 (Canal 13)

La bomba lacrimógena de los domingos por la noche tiene cosas que son tan espectaculares que uno duda mucho de que las hayan hecho acá, como los guiones o su estética impecable, armada en torno al retrato de lo habitual. O sea, quien haya visto el primer capítulo de la última temporada atesorará en su retina la belleza de las escenas de Juan Herrera y el CNI. ¿Se ha puesto a pensar en qué hacía la gente que le pagaba tributo a Don Corleone en El Padrino? ¿Cuáles eran sus preocupaciones diarias? Bueno, eso mismo hace Herrera, todo envuelto en un manojo de referencias religiosas, un Papa que representa una figura de tensión y el matón picante (que tiene ese cuadro satánico del niño que llora, un lujo). Finalmente, eso es lo que gusta –y cansa– de Los 80, que da miedo. Ese miedo duro, frío, que sale de la guata y no del susto fácil. El miedo a que lo más terrible le puede pasar a los más indefensos, a la clase media, a los chilenos de a pie.
—M. Tacchi

4- Homeland (Showtime)

Un excelente thriller sicológico en el que constantemente te cuestionas si su protagonista es un patriota, un traidor o, simplemente, un tipo quebrado por la tortura y el cautiverio que aún no tiene claras sus lealtades. Todo esto, guiado por la obsesión de una tipa mentalmente inestable hacia él y sus supuestas intenciones terroristas.
—J. Correa

3- The walking dead (AMC)

Acá el problema no son los muertos sino los vivos. Durante la primera temporada vemos a una pareja de policías en medio de una guerra fría por el amor de la esposa de uno. Conflictos que se atan y desatan para hablarnos del liderazgo en situaciones de crisis y cuan peligroso es el deseo del ser humano por mantenerse a salvo del otro, del desconocido, sea zombie o compañero de supervivencia.
—G. Labraña

2- Breaking bad (AMC)

Ya nada queda de Walter White. Todo es Heisenberg, una profunda y densa oscuridad y la pesada calma anterior al final de la historia de un buen hombre que tomó pésimas decisiones. Pero, a pesar de lo anterior, queremos que siempre gane. Vamonos Pest, la locura de Skyler, los guiños a Scarface y Jesse James, «Say my name», el final de Mike, el plano secuencia con “Crystal Blue Persuasion” de fondo y la revelación final, confirman el carácter de culto que logró Breaking Bad con esta mitad de la quinta temporada. Se desatará el infierno en Albuquerque y las esquirlas de la metanfetamina azul no dejarán a nadie a salvo. «Everyone dies in this movie, don’t they?» dice Walter White.
—J. Correa

1- El reemplazante (TVN)

Sin huevadas ni cebolla, sin pendejos hipersexuados o estereotipos de pobreza. Problemas y personajes reales metidos en la ficción. Lo mejor de todo es que no intenta ser un espejo de nada, ni tampoco busca educarnos. Impecable.
—M. Tacchi

***

Mejor programa de televisión chileno

5- Memorias del rock chileno
4- Soltera otra vez
3- Mundos opuestos
2- Do remix
1- Mentiras verdaderas

Mentiras Verdaderas es un programa que partió bien. En su primer capítulo Álvaro España de Fiskales Ad Hok tiró mierda a todo el gobierno y en especial al fiscal Peña. Meses más tarde, tuvo uno de los momentos más divertidos de la historia televisiva chilena: Felipe Avello dando explicaciones sobre el día en que dijo que había sido penetrado por Eduardo Fuentes, conductor del programa. Hoy tiene como estrellas a Iván Arenas y Don Carter, los nuevos reyes del chiste cochino. El estelar de La Red es, como pocos, una nueva propuesta. Imagínense lo que harían con más presupuesto. O quizás ese es precisamente su plus. Muy pocas cosas salen forzadas en el programa de Fuentes.
—G. Paredes

***

Personaje del año

3- Valentina Roth
2- Daniel Zamudio
1- Iván Fuentes

Iván Fuentes es nuestra Rosa Parks. Alguien que es uno de todos, como todas y todos y logra encarnar con sus palabras y con sus actitudes lo que estaba a la vista y nadie veía: el elefante en la sala. Que sea de provincia, que haya tenido una vida como la mayoría de nosotros, chilenas y chilenos de a pie, le da mayor prominencia, profundidad y alcance a su testimonio y ejemplo.
—R. Martínez

La más rica del año

5- Jennifer Lawrence

4- Rihanna

3- Anne Hathaway

2- Macarena Sánchez

1- Josefina Montané

Josefina Montané es una belleza que transpira sensualidad, algo que se agradece. Fue, por lejos, lo único bueno de ese bodrio llamado Soltera otra vez. Su personaje es el objeto, mientras que ella es el objetivo que todo hombre sueña con alcanzar.
—P. Donoso

***

El más rico del año

3- Pablo Donoso

2- Benedict Cumberbatch

1- Ryan Gosling

Al rubio oriundo de Ontario le sobran razones para justificarlo como “mino del año”. Todo parte con Blue Valentine y su papel como el hijo de un magnate que pone al descubierto los secretos más sórdidos de su familia. Ahí sorprendió con un papel emocional y a la vez conmovedor sobre el nacimiento y decadencia del matrimonio. Luego vino Crazy, Stupid, Love, donde su rol como “metrosexual” se exacerbó. Sin embargo, en Drive, las razones sobran a la hora de destacar la versatilidad de este actor. O en The Ides of March, donde protagoniza a un joven asesor de campañas políticas y encanta a la audiencia. Joven, simpático, encantador, ojos azules, pelo rubio, cuerpo trabajado, qué más: la pareja perfecta para presentarle a tus padres y ojalá ir de la mano mientras te mira tu ex.
—S. Arellano

***

WTF del año

5- Wendy Sulca — Like a virgin
4- Los resultados de las Municipales
3- Las Argandoña
2- El sextape de Mariana Merino y la performance de Ronny Dance
1- El fin del mundo

Viejas histéricas que pidieron permiso en sus trabajos para pasar los últimos momentos con su familia, un humorista que junta agua, la locura paranoica de los matinales y, hasta, la de los reporteros de noticias. Chile siempre nos entrega momentos tan ridículos y patéticos que lo impresentable llega a ser hermoso. Tantos paneles de análisis, tantos psíquicos, brujos, comentaristas, princesas japonesas y especiales en la red. Fracasados para comprobar, otra vez, de que nada iba a pasar. Que los deseos egocéntricos de vivir el fin del mundo tendrán que seguir esperando. Que los mayas no siguieron adelante con su calendario porque los españoles los mataron. Todo lo anterior, tanto, demasiado, por nada.
—J. Correa

***

Participaron de esta selección: León Álamos, Stephanie Arellano, Cristóbal Bley, Fernando Cea, Javier Correa, Pablo Donoso, Daniel Hidalgo, Alejandro Jofré, Ricardo Martínez, Montserrat Olave, Tamy Palma, Gonzalo Paredes, Marcelo Poblete, Gonzalo Silva, Isabel Suárez y Mariano Tacchi.

Lo mejor de 2012 según PANIKO.cl

Sobre el autor:

PANIKO.cl (@paniko)

Comentarios