Publicidad

Vuelve Upa!

por · Enero de 2013

Publicidad

El grupo nacido en los 80, ya piensa meterse en la historia presente, anunciando no solo la preparación de nuevas canciones, sino un gran concierto en el Teatro Caupolicán el próximo 26 de abril.

Una de las mayores características de esta vuelta de Upa!, es que en el escenario veremos a sus 4 integrantes originales y no descartan invitar a María José Levine, quien colaboró en teclados y hasta interpretó la recordada versión de “Río-Río”.

De este regreso a los escenarios de la banda de Pablo Ugarte (voz, bajo), Sebastián Piga (guitarra, saxo), Mario Planet (voz, guitarra) y Octavio Bascuñán (batería), conversan dos de sus integrantes con el periodista Emiliano Aguayo, autor de Las voces de los ‘80, libro donde Upa! es uno de los proyectos protagonistas.

Acá puedes revisar la entrevista completa:

«Ella está llorando desgarrada en una esquina en el centro, nadie mira su cara…». ¿Por qué lloraba esa chica? ¿Acaba de terminar su pololeo, la asaltaron, lo hace por la indiferencia de la gente, tenía un familiar detenido-desaparecido?

Pablo Ugarte: Nosotros consideramos que ella sigue llorando, a pesar que ha pasado el tiempo, y llora en la calle. Lo hemos visto, la gente sale a manifestar su descontento. De alguna manera, hay un exilio sistémico y eso se manifiesta en este llanto, quizás, pero no hay una lectura puntual.

Sebastián Piga: Ella llora por múltiples razones, pero creo que acá hay mucha frustración. La canción la compusimos después del primer disco. Nosotros salíamos de la Quinta Vergara, luego de tocar en el Festival de Viña (1987) y nos encontramos con una chiquilla que era fan y que conocíamos, porque la habíamos visto en muchos conciertos y hasta se había acercado a conversar con nosotros. Y estaba súper, súper triste y le preguntamos qué le pasaba. Y ella lloraba, y dijo: «No los entendieron cabros, no los entendieron». Y creo que ahí nos quedamos con la imagen de “Ella llora”. Entonces, en ella quisimos representar a muchas otras mujeres que tienen múltiples razones para llorar.

Pablo Ugarte: La gente puede construir sus propias conclusiones a partir de lo que dice Sebastián. Nosotros, a través de esta mujer angustiada que lloraba en una esquina en la calle, quizás quisimos construir un relato que representara a todas estas mujeres que tenían alguna frustración. Una frustración que parece no se solucionó en los ’80, en los ’90 ni aún. Entonces, parece que ella sigue llorando.

Si bien Upa! no está sacando discos, nunca desaparece totalmente, porque hay vueltas en vivo cada cierto tiempo, donde llama la atención que siempre es con formación original.

Pablo Ugarte: Siempre hemos tenido la sensación que el pasado nos lleva la delantera. Nuestras canciones han seguido sonando y la gente te reconoce en el supermercado, en el servicentro, el taxista. Mientras nuestras canciones han seguido sonando y nosotros esporádicamente haciendo conciertos, de alguna manera nos hace existir a nuestra manera y claro, siempre tratamos de estar los originales, porque es nuestro ADN. Y hoy, claro, estamos encontrándonos, en nuestros tiempos e iniciando, quizás, una nueva etapa muy interesante en la historia del grupo, donde probablemente habrá material nuevo y conciertos.

¿Está ese bichito de poner un nuevo tema en la radio o bien en las redes sociales, como ocurre hoy, o es solo un grupo de amigos que se junta a hacer música y pasarlo bien?

Sebastián Piga: Yo creo que se combinan las dos cosas. La amistad, el gusto de tocar juntos y también el afáncreativo y de comunicar. Creo que se genera un cluster de creación, necesidad, goce y amistad. Con Pablo somos amigos de hace más de 20, 25 años, hemos pasado un montón de cosas juntos. Igual con Mario, con quien somos compadres desde los 15 años y con Tavo, lo mismo. Todos tocando juntos desde antes que en Upa! Entonces, poder juntarnos a tocar los 4 es un agrado. Son momentos memorables. Y los aprovechamos cada vez que se puede. Es alucinante, porque al primer acorde ya está sonando todo ok. Hay una química especial que no se ha disuelto. Eso es muy potente para nosotros.

Es una mezcla entre placer y necesidad. Cada vez que podemos, lo hacemos, porque Mario vive en Francia, Pablo mismo estuvo viviendo afuera también e igual yo. No ha sido fácil poder coincidir, pero ahora estamos generando el espacio y terreno para poder hacerlo, y otra cosa que nos pasa es que nuestro interés jamás ha sido hacer un refrito ni tocar sólo los hits ni hacer arqueología de nosotros mismos.

Por ejemplo, luego de separarnos a principios de los ’90, nos juntamos por un radio en la discoteque Oz y mirando la prensa de esos días, leo que salimos con un sonido súper nuevo para nosotros mismos, más crudo, más eléctrico, más agressor, si quieres. Y esa era nuestra calidad en ese momento y hemos tratado de mantenernos coherentes y consecuentes, por supuesto, con la música que hoy hay en nosotros. O sea, qué lata sería juntarnos a tratar de sacar los temas tal cual eran; eso lo puede hacer una banda de covers. A nosotros, algo que nos ha marcado es un afán creativo, de sonar, buscar, de estar investigando y eso aprovechamos de hacer cada vez que nos juntamos. Y siempre hay una o dos canciones nuevas que las aprovechamos de tocar.

Pablo Ugarte: Upa! siempre fue el trabajo de 3 compositores, de Mario, Sebastián y yo, donde se juntan distintas ideas y se componen las canciones. Metemos todo a la juguera y vemos qué queda para el registro. En el fondo, el trabajo es bien colaborativo, bien inclusivo.

Sebastián Piga: O sea, es cosa que nos juntemos Pablo y yo en una pieza y ya puede empezar a haber una canción nueva. Y si está Mario y Tavo, seguro que van a haber 3 canciones más.

Lo mismo Pablo con Mario, que vivieron muy cerca en Francia y aprovecharon de crear más música. Eso se da, es parte de nuestra dinámica.

Viene The Cure este 2013, dicen. Y, por supuesto, aprovecho de preguntar sobre las comparaciones que siempre se les hizo con esta banda.

Pablo Ugarte: La verdad, para nosotros, The Cure es una sorpresa bien grande. Primero, somos contemporáneos, tenemos la misma edad. Un día, Mario o no sé quién, llegó a la sala de ensayo con un caset. Y comenzó a sonar un tema con una larga introducción, que parecía haber sido grabado por nosotros. Y estábamos todos intrigados de cuándo habíamos grabado eso, porque en los conciertos solíamos hacer improvisaciones largas.

Nos sonaba a nosotros mismos, hasta que parte un tipo cantando en inglés y dijimos “no somos nosotros, es otro grupo” y ahí cachamos que era un grupo que se llamaba The Cure y comenzamos a interesarnos por este movimiento inglés que tenía similitudes estéticas con nosotros de cómo encarar las melodías, las canciones y de ahí, también, fuimos adoptando algunas maneras de vestirnos, usando ropa usada, de ser un poco parte de la contracultura de la época.

Más tarde, la historia dice que yo fui a una conferencia de prensa de ellos en Buenos Aires y les pasé nuestro caset‘amarillo’, y luego nos escribió Robert Smith, en una carta que llegó al sello, diciendo que le había gustado mucho y, en particular, “Las masas son gente”.

Es interesante esto de ser contemporáneos con The Cure, que es un punto que trato de explicitar en el libro, debido a que es lo mismo que me cuentan muchos sobre el rock argentino. Es decir, durante décadas se ha pensado que el pop-rock chileno copia o se inspira en la música argentina, por ejemplo, pero cuando converso con los protagonistas, algunos me dicen que no es así, que escuchaban la misma música que los inspiró a ellos. ¿Qué estaban escuchando uds. en ese momento que encuentran que The Cure está haciendo algo similar?

Sebastián Piga: Tengo mala memoria, pero recuerdo influencias combinadas de TalkingHeads y Thompson Twins, por ejemplo. Con Pablo escuchábamos mucho a ThePolice, que nos partió la cabeza en algún momento. Con Mario desde chicos veníamos de escuchar a LedZeppelin, Yes, King Crimson. Mucha música inglesa, más que gringa.

Pablo Ugarte: También éramos gente que se había criado con Víctor Jara, Violeta Parra, con esas influencias. En el fondo, folclory rock.

Sebastián Piga: Dos influencias súper hermanas, porque mucha de esta música inglesa a la vez está inspirada en su propio folclor. Y hasta si le comienzas a quitar cosas, es muy parecido a nuestro folclor. Hay música celta que si le cambias un poco el ritmo, suena a música chilena. Los acordes, las armonías.

Y claro, veníamos de escuchar folclor, neo-folclor, trova, Silvio Rodríguez, que tenía una presencia tremenda en esa época. El Canto Nuevo, con Santiago del Nuevo Extremo, que los admirábamos. El grupo Agua y otras bandas que veíamos en el Café del Cerro, en el Café Ulm. El mismo Pablo, comenzó como cantautor.

Todo eso, con nuestra experiencia y deseo rock-pop, fue generando Upa!, con una mirada un poco de realismo metafórico de la sociedad en que estábamos. Así se fueron armando estas canciones. Por otro lado, nosotros ya veníamos de tener otra banda (Generaciones), un poco más experimental, con 9 arriba del escenario.

Y en un momento dijimos, “ya, tenemos que agruparnos más, vamos a ser 4 y queremos que nuestras canciones suenen en la radio”, y no sólo por escucharnos a nosotros mismos, sino que queríamos escuchar música chilena en las radios. Y había que hacerla.

Emiliano Aguayo: Sin ser Upa! una banda política, sí hay varias canciones de crítica social. En ese concierto tú dices “Ojalá, podamos ser todos libres”, que no deja de ser fuerte esos días.

Pablo Ugarte: Como tampoco deja de ser sacar un disco que se llame “Que nos devuelvan la emoción”, en pleno Estado de Sitio.

Yo creo que no podemos definirnos como una banda política, una banda de ciudadanos que circulan por la ciudad. Si hay algo que caracteriza las canciones de Upa!, es ese tinte urbano que tienen las letras, porque nosotros éramos habitantes de una ciudad bajo Estado de Sitio. De alguna manera, nosotros somos hijos de ese Estado de Sitio, pues nuestra juventud se desarrolla en ese periodo de emergencia y yo creo que nuestro quehacer no puede no traslucir nuestro sentir de jóvenes de esa época.

Pero creo que nunca quisimos, derechamente, usar la música como un vehículo de contesta…

Sebastián Piga: Sí como un vehículo, porque claramente teníamos contenido. O sea, cuando Mario escribe “que locura ver, te manejan con un sueldo”, no es menor. No es poca cosa que alguien diga “mira lo que está pasando”. O cuando dice “Las masas son gente, no cifras”, son como avisos. Cosas que te das cuenta y las quieres comunicar. No sólo decir cómo estábamos viviendo, sino también un poco cómo te gustaría que fuera.

A propósito de ese concierto y de posibles nuevas canciones, ¿hay presentaciones por venir?

Pablo Ugarte: Sí, te puedo dar la primicia que estamos armando un concierto en el Teatro Caupolicán, para el 26 de abril de 2013. Es un teatro que aún no hacemos dentro de nuestra carrera, así que es súper interesante abordarlo, y yo creo que hay un montón de gente que se va a querer reencontrar con nosotros ahí. Y, quizás, este sea el hilito que nos va a reunir para esta nueva etapa de Upa!

Yo creo que todavía hay cosas que decir, no creo que esté cerrado el tema de los ’80. El ’80 partió algo que todavía, ni como país ni como artistas ni como cultura, hemos logrado cerrar. Yo creo que nuestro regreso, de alguna manera, intentará contribuir a que esa página se dé vuelta y que la medida de lo posible hoy sea posible.

Vuelve Upa!

Sobre el autor:

Alejandro Jofré (@rebobinars) es periodista y editor de paniko.cl.

Comentarios