Publicidad

La ruleta rusa del Misotrol

por · Mayo de 2014

Publicidad

La fórmula Mifepristona + Misotrol (nombre comercial del Misoprostol) es el método abortivo casero más mainstream en Chile. Es gore y es peligroso, pero es efectivo y es lo que hay. Si ir al dentista fuera ilegal, sería como sacarse una muela en la casa.

Dr. Google y cruz al cielo

«Conozco dos minas que lo usaron: Una terminó en la clínica y a la otra no le pasó nada», me dice una amiga.

Por mi lado conozco estos casos:

Una chiquilla que antes de terminar en el hospital con una pata en cana y la otra en el cementerio, se cagó, literalmente, por el dolor. No tuvo problemas con la policía, pero llamaron a su familia.

Otra que tuvo/optó/no-le-quedó-otra que hacerse el procedimiento dos veces en un mes. La primera casi se desangra pero no consiguió abortar. La segunda sí. Terminó en el hospital, pero no tuvo problemas con la policía.

Otra que terminó en el hospital por la hemorragia y las contracciones, pero no abortó y su hijo nació sin problemas a los meses después.

Otra que se lo hizo sola y pese a que vio el mar rojo saliendo entre sus piernas y pensó que se moría terminó luego de un par de noches de infierno sana, salva, y sin embarazo.

Otra que terminó en el hospital por la hemorragia sin conseguir abortar. A los meses su hijo nació con malformaciones.

Otra que se lo hizo sin que el pololo supiera y logró el objetivo sin que el muchacho siquiera supiera.

Resultados distintos para el mismo procedimiento. Con la salvedad de que en algunos se sumó a la mezcla Mifepristona, en común todos los casos tienen la misma ecuación: embarazo no deseado + consulta al Dr. Google + un delicado, por no decir sangriento y tremendamente peligroso, tanto física como emocionalmente, procedimiento médico hecho en casa por medio de la introducción de pastillas creadas para el tratamiento de úlceras gástricas en la vagina y a cruzar los dedos sobre el corazón y esperar que todo salga bien + si todo salió bien, bancarse una regla de más menos un mes.

Hay casos en los cuales «bien» tiene un significado relativo.

Hola enfermera

Lorena (no es su nombre real) es enfermera. No está ni cerca de los 30 ni está cerca de ser una persona ultra conservadora. Créanme.

Conoce del tema. Más que por trabajo per se, como consecuencia de su trabajo. Por razones obvias, cada vez que alguien de sus amig@s está en una situación de apuro, requieren a ella.

«La verdad que me preguntan harto, pero son pocas las veces que me han preguntado por Misotrol. La verdad es que para mí son palabras mayores. Comúnmente me preguntan por el método de emergencia que no es abortivo y que tiene la característica de que se realiza a lo más 5 días post coito y se usa la hormona Levonogestrel que se puede comprar en cualquier farmacia y evita la ovulación.

Pero igual conoces el método.

—Durante la formación de enfermera obviamente no se enseña. Se da por hecho de que jamás en la vida debemos ser partícipe de un aborto, no tan solo por las implicancias legales que esto acarrea, sino también por el cargo de conciencia que significaría efectuar un aborto, sobre todo de forma casera. Cuando me preguntan respecto al Misotrol, digo «paso». En cambio, si me preguntan por el método de emergencia, no tengo problema en orientar.

No es que estés en contra del aborto entonces.

—No necesariamente. Pero creo, en realidad me consta, y es un poco obvio, que todo procedimiento casero es peligroso. Nadie se va sacar una muela en su casa, por ejemplo, es así de ilógico. Respecto al tema en particular, hay altas tasas de mortalidad por esta causa. Yo soy de la idea que se debe legislar una ley que asegure a las mujeres decidir respecto a su fertilidad, y por supuesto, darle seguridad clínica a quienes deseen frenar un embarazo.

¿Cuál es el procedimiento cuando llega una mujer con signos de haberse inducido un aborto?

—Cuando llega este tipo de emergencia, en el servicio de urgencia se debe dar aviso a las autoridades, pero la verdad es que siempre va depender del turno que esté.

Con una esposa en un pie

Magdalena (tampoco es su nombre real) es matrona de un Cesfam santiaguino.

¿Cómo funciona el mix Misotrol + Mifepristona?

—La Mifepristona se usa para bloquear el efecto de la progesterona que produce el cuerpo lúteo para mantener el embarazo. Sin esa progesterona, no se desarrolla el embrión y se aborta. Por otro lado, el Misotrol, se usa con el fin de producir contracciones uterinas para eliminar el embrión. Es más efectivo usar ambas cosas. Antes se usaba solo el Misotrol, que lo único que hace es que el útero produzca miles de contracciones. Con la Mifepristona, te aseguras que el embarazo se detenga.

En la oficialidad, resulta complicado acceder a cuánta pastilla deben introducirse en la vagina para conseguir un aborto seguro. Magdalena no es la excepción. Dice no saber. Dice también que nadie puede saber exactamente y con veracidad científica las cantidades, dado que es un procedimiento por decirlo de alguna forma, informal. Cuando le digo que el grupo Lesbianas y Feministas por el Derecho a la Información dice que 12 pastillas es la dosis segura, solo responde que una dosis como esa perfectamente puede ser letal. «Además que, como se vende en el mercado negro, al igual que una droga, el hueón que te lo vende te va decir con la seguridad de un médico la forma de administración y lo seguro y garantizado que es. Pero puta, es alguien que te está vendiendo un medicamento de forma ilegal, ¿qué seguridad puede darte eso?».

pastillas

***

«Según yo, creo que es sumamente peligroso. El Misotrol es una hueá que debe ser usada con sumo cuidado. El problema es que es difícil de controlar. Sobre todo en primerizas puede ser más peligroso, porque no saben identificar bien una contracción uterina, entonces puede que el Misotrol esté funcionando y ella cree que no, y se pone otro y excede la dosis necesaria. El Misotrol se usa mucho en hospitales y clínicas para hacer inducciones de parto, y cuando lo usan ponen monitores en el útero a las embarazadas, para ir identificando la actividad uterina».

Un caso exitoso

En este punto la consigna parece clara. «No dejes que nadie decida por ti», suena bien. Suena lógico. Suena justo. Pero quizá se podría agregar un paréntesis que diga (menos un dealer de pastillas que encontraste en Google).

Sin embargo, y para equiparar la balanza, para demostrar que en esta suerte de ruleta rusa no siempre sale la bala, vamos a mostrarles un caso que sí salió bien.

Valentina (no es su nombre real) sabía del asunto Misotrol desde el colegio. Cuando iba en Tercero Medio una amiga que iba en Cuarto lo hizo en pleno viaje de estudios y terminó en el hospital así que se puede decir que arruinó el viaje de estudios, pero su aborto resultó exitoso. No fue letal ni terminó presa, para Valentina ese ejemplo le sirvió en la desesperada situación de verse embarazada de una relación casual luego de terminar una relación de varios años. Tenía 22 años.

«Busqué en Google aborto seguro + misotrol + mifepristona. Di con una loca que me pareció lo más confiable entre lo que vi. Decía que trabajaba en algo relacionado a salud. Me costaron 90 mil las dos cosas. Dijo que cualquier cosa podía llamarla».

Sigue: «Tenía que meterme cuatro de Misotrol y cada 6 horas tomarme una Mifepristona. No había más instrucciones que eso. Tenías 2 meses y medio de embarazo. A las 9 de la noche empecé el proceso. Sola. A las 4 de la mañana sentí dolores muy fuertes en el útero y me llegó una regla pero enana. Me cambié la toalla y me volví a acostar. A las 9 de la mañana me desperté de nuevo. Me dolía todo el cuerpo y estaba acostada en un charco de sangre. Fui al baño, me senté y caían unos coágulos gigantes. Después a las 12 del día, lo mismo otra vez. Ahí revisé con la mano la sangre y encontré la bolsita blanca que supuestamente tenía que caer. Tiré la cadena y listo».

¿Después qué pasó?

—Seguí sangrando un par de semanas. A las dos semanas boté el último coágulo. Después de un mes fue como una regla normal. Fue bien gore la verdad. Sumado al estrés de que estaba casi en el límite de los tres meses. Puta, no es por hacerme pero de verdad es un proceso en que hay que ser de sangre y carne fría. Yo creo que nunca en mi vida me sentí tan sola.

aborto
La ruleta rusa del Misotrol

Sobre el autor:

Luc Gajardo (@luco)

Comentarios