Publicidad

Astro: preparativos para comerse al mundo

por · Marzo de 2015

Publicidad

Se escucha «Only time» de Enya mientras Andrés Nusser, Octavio Cavieres, Leo y Zeta Moustache suben al VTR Stage. El guiño no es al azar: este año —durante el verano boreal— Astro lanzará su segundo largaduración llamado Chicos de la luz que está fuertemente influenciado por la música de la irlandesa.

Comienzan con «Caribbean», primer sencillo del nuevo disco, mientras la gente sigue llegando después de Pedropiedra en el Coca Cola Stage. Luego sigue «Panda» y te sorprendes bailando canciones que van de psicoactivos, vishnú, animales y frutas tropicales.

Hace rato que Astro tiene ganas de comerse al mundo, mostrarse a nivel global y, en esa búsqueda, su música crece como nunca en festivales. Sus canciones son para bailar y cantar con los ojos cerrados. Mandíbula apretada. Ahí, se agradece el gusto de Nusser por Genesis o Yes; en cómo arrancan y terminan las canciones. En cómo se alargan —y crecen— temas como «Colombo» o «Maestro distorsión».

«Vamos a tocar unas nuevas. Unas nuevas-nuevas», anuncia Nusser ante un VTR Stage repleto. Las nuevas canciones están marcadas por percusiones, efectos de voces y sintetizadores. La primera, “Le golden ballon”, más lenta y melancólica —«No hay nada entre el cielo y yo / no hay nada entre el cielo y tú»— es el «lentito del disco nuevo», según el vocalista de Astro. La segunda, “Danza celestial”, suena más fresca, playera y menos histérica que el primer single «Caribbean».

Ahora el termómetro ya va en 31.7ºC y siguen con «Coco» para luego cerrar con «Ciervos». «Mis patas sólo tiran y tiran, me empujan para correr», canta Nusser. En las visuales corre un chita sobre un fondo fluorescente azul, naranjo. El animal terrestre más veloz acelera y esa imagen que parece una alucinación lisérgica es, como todas las alucinaciones, reveladora. Esa parece ser la dirección de Astro: correr, correr y no detenerse.

Fotos: Felipe Avendaño © paniko.cl

Astro: preparativos para comerse al mundo

Sobre el autor:

Javier Correa

(@javiercorreaM) es periodista.

Comentarios