Publicidad

Porvenir: el regreso de Suárez

por · Abril de 2016

Publicidad

El 14 de abril la recordada agrupación argentina Suárez se presentará en Blondie luego de casi dos décadas sin pisar tierras locales. Show de culto para fanáticos y una oportunidad para jugar a correr el tiempo hacia atrás y revivir un sonido que marcó los 90 en ambos lados de la cordillera. Aquí, la banda de rock —los cinco amigos, los cinco músicos, los cinco protagonistas— nos cuentan cómo intentan recuperar el pasado sin alimentar nostalgias ni espejismos de un nuevo futuro juntos.

No hubo tiempo para conversar, saldar eventuales cuentas pendientes o sentarse a mirar antiguas fotos. Nada de eso. El reencuentro fue sin preámbulos; se juntaron en una sala de ensayo y se dedicaron a lo que más querían hacer: tocar, cantar y desempolvar el repertorio que habían dejado en pausa hace más de quince años. Así fue cómo Suárez, el combo bonaerense integrado por Rosario Bléfari (voz) Fabio Suárez (bajo), Marcelo Zanelli (guitarra), Gonzalo Córdoba (guitarra) y Diego Fosser (batería) se rearmó como si nada. La «excusa» fue el estreno de la primera parte del documental sobre la banda, Entre dos luces, de Fernando Blanco, en noviembre pasado en Mar del Plata.

«Cuando presentaron la película me preguntaron si existía la posibilidad de reunir al grupo, a lo que dije que no, porque estábamos muy alejados», cuenta Rosario Bléfari desde Argentina. «Además había poquísimo tiempo para hacerlo y no estaba en nuestros planes. Pero al comentarle la propuesta a los demás, todos querían o no les parecía imposible», explica la cantante.

Gonzalo Córdoba añade que pese a llevar tiempo sin verse, todos querían volver (al menos) a presentarse en vivo. «El documental trata sobre nuestra primera época, y eso despertó el recuerdo de cómo nos divertíamos. Y nos juntamos de manera impensada, solo por el placer de lo imprevisto», comenta el guitarrista.

El primer resultado del regreso de Suárez fue una energética presentación en Mar del Plata. Para nadie fue una sorpresa, entonces, que se programara un segundo concierto en Buenos Aires, en marzo de este año en el conocido Centro Cultural Konex. «Ese show me sorprendió, fue mucho más de lo que esperaba», comenta Diego Fosser. El baterista concuerda con el resto de sus compañeros en que este nuevo contacto con el público les permitió reconocer los cambios entre sus seguidores. Y no solo por la diversidad de edad y generaciones. «El público se multiplicó y se ‘cancherizó’, como los fans de futbol. En los noventa esa experiencia la vivimos justamente en Santiago, fue algo muy lindo, con la gente cantando las canciones y todo eso. ¡Ahora espero que Santiago le gane al Konex!», añade entre risas.

¿Por qué Suárez aún mantiene ese estado de alerta en sus fanáticos? ¿Simple efecto de memorabilia local o será la búsqueda de un sonido que no se ha vuelto a repetir en el contexto latinoamericano? Para los Suárez se trata de lo uno y de lo otro.

«Creo que está relacionado con esos estados emocionales atesorados, igual que nos pasa a nosotros; sensaciones, viajes intensos, dulces y ácidos que han quedado alojados en la memoria del que nos escuchó hace quince años o hace un año. Son canciones y timbres muy particulares también», explica Rosario Bléfari.

Su compañero en la guitarra, Marcelo Zanelli va un poco más allá: «Suárez tiene canciones sin tiempo y una forma de hacerlas sonar que es… no sé qué palabra usar, muy Suárez. Hay algo de misterio ahí. Además, la banda forma parte de un inicio, que junto con otros grupos, puso algo en marcha. Había una saludable urgencia en todas nuestras acciones».

suarez1

Otro galope

Pese a que los cinco músicos insisten en que la reunión de Suárez surgió casi de manera espontánea, todos comparten en mayor o menor medida una misma sensación: nunca lograron olvidarse de la banda que como amigos mantuvieron y con la que editaron discos tan memorables como Horrible (1995) o Excursiones (1999). «La verdad es que estaba justo empezando a no extrañar a Suárez», ironiza Fabio Suárez desde la capital trasandina a la hora de pensar en los últimos conciertos. Lo mismo detalla Bléfari, quien resta importancia a la nostalgia: «¡No sabía que los extrañaba hasta que nos juntamos de nuevo! Trato de vivir el presente y estoy siempre con nuevos planes, pero ahora Suárez se transformó en parte del presente y me gusta mucho».

Más melancólico, el guitarrista Marcelo Zanelli agrega: «Redescubrir a Suárez y volver a escuchar los discos con otra perspectiva me gustó tanto que ahí sí digo… esas canciones, esa forma de armarlas y buscar el sonido. Me digo qué lindo volver a tocar estas canciones que me gustan. En fin, me parece que es una forma un poco elíptica de reconocer que sí, que extrañaba a Suárez».

En tanto, Diego Fosser no oculta que siempre añoró volver a la formación original. «La banda es el proyecto más importante en el que participé, el que hizo realidad todo lo que había soñado cuando empecé a tocar la batería a los catorce años», admite.

¿Pero ese recuerdo es suficiente para que Suárez siga con vida de manera indefinida? Ni ellos lo saben. Cada uno de los integrantes ha seguido caminos muy diversos como psicólogos, abogados, actores, cantantes (Bléfari siguió publicando en solitario o con Sué Mon Mont), trabajando en radio o docencia, como para retomar las riendas de una banda. Además, el contexto discográfico y de difusión —entre la maraña de Internet, productoras, marketing, redes sociales— es otro para un grupo icónico en lo que se pudo denominar como el under y el rock alternativo o independiente de hace dos décadas en Argentina. Corren otros tiempos y ellos lo saben. «Me parece que el oído cambió y también la tecnología. La difusión es otra y ahora no dependes de unas radios o de un suplemento o si advierte tu presencia una compañía discográfica», dice Zanelli.

Así, los aparentes cambios en la industria, reconocen los Suárez, podrían ser tan provechosos como improductivos. Rosario Bléfari advierte que este nuevo contexto permite una relación más directa entre músicos y público, pero es escéptica a la hora de seguir esa ruta. «Hoy las grandes marcas o productoras no se juegan por nada, invierten poco y a veces frenan el camino de una banda. No lo conozco desde adentro, pero he visto casos de quienes por entrar en una cosa así perdieron lo que habían conseguido siendo independientes. De todas maneras siempre son arduos caminos, y todos son diferentes; aquellos que pueden hacer un camino con la presión y el apoyo de una discográfica, y les resulta, muy bien, pero es bien difícil porque debes responder a una expectativa. Tal vez podés hacer algo, conseguir que te paguen algo, un video por ejemplo, y salirte. Nunca fue mi opción ni mi camino, pero no soy quien para decir qué le conviene a cada uno. Personalmente me gusta cuando hay un camino hecho por la relación con el público que va creciendo o se va afianzando o va cambiando. Eso es muy valioso», sostiene la cantante.

suarez2

Los veo aparecer

El show de Suárez en Chile, fijado para el 14 abril en Blondie, será el tercer concierto de la banda luego de esta reunión fugaz. No tienen idea si se vienen más fechas. O al menos eso prefieren adelantar. Vendrán y puede que desaparezcan como ya lo hicieron una vez. Sin embargo, el regreso a Chile parecía una cita obligada, después de años de compartir escenario y colaboraciones con bandas como Pánico o Congelador.

«En Chile siempre fuimos muy bien tratados por la gente, que era muy cariñosa y amable. Además hicimos nuestro primer documental allí», recuerda Fabio Suárez sobre su vínculo con tierras nacionales.
«Cuando estuvimos en Santiago y Concepción siempre nos trataron muy bien, y me sorprendió en ese momento el nivel de información que manejaban sobre la música independiente de todo el mundo en una era pre-Internet. Recuerdo haberme vuelto con varios cassettes grabados que nos pasaron con novedades del momento», añade Gonzalo Córdoba.

Para Rosario Bléfari este nuevo recital en Chile será como una primera vez, ya que algunos integrantes de la banda nunca habían cruzado la cordillera junto a Suárez. «Todo va a ser nuevo y será como una presentación, vamos a ‘conocer’ al público nuevo y al de antes», dice entusiasmada.

¿Qué podemos esperar para después? ¿Se viene nuevo disco de Suárez? Son preguntas imposibles de guardarse. «Estoy abierto a lo que venga y a lo pueda llegar y la verdad es que no lo sé. Si lo supiera no lo ocultaría; si surgiera esa posibilidad, diría que sí», afirma Marcelo Zanelli.

Por su lado, Bléfari no cierra la puerta: «No sabemos si se viene nuevo disco. Juro que no. Pero así como no sabíamos que íbamos a volver a tocar alguna vez, ahora ya tampoco me animo a decir como antes: no creo. Porque los hechos me desmintieron».

Suárez en Chile
Jueves 14 de abril 2016 – 21:00 horas
Discoteque Blondie – Alameda Nº 2879, Santiago.
Entradas a través de Welcu (www.welcu.com) y en Tienda Sonar (Paseo Las Palmas, Local 017 – Metro Los Leones)
Entrada general $ 15.000

Porvenir: el regreso de Suárez

Sobre el autor:

Felipe Mardones (@soytutorito)

Comentarios