Publicidad

Estruendomudo en Chile

por · Julio de 2016

Publicidad

Empezó como un periódico de poesía que duró apenas cinco números y se llamó Odumodneurtse, que es Estruendomudo escrito al revés: una publicación delgada, de dieciséis páginas, donde se debatió y habló de literatura, y que, de manera contagiosa, puso el nombre del proyecto creado por Álvaro Lasso en la conversación literaria en Perú.

Al año siguiente, en 2004, el equipo dirigido por Lasso —que todavía era un estudiante de Literatura Hispánica en Lima— dio forma a una editorial que ha publicado a autores de todo el continente, como Washington Cucurto, Oswaldo Reynoso y María Arguedas, y que acaba de anunciar su aterrizaje en Chile con una serie de actividades bajo el nombre de «Nueva invasión».

«Me parece una muy buena noticia», comenta el escritor Diego Zúñiga, «es una de las editoriales latinoamericanas más importantes, pioneras en esta idea de hacer circular la literatura latinoamericana, y tienen un catálogo de lujo: Fabián Casas, Gabriela Wiener, Alejandro Zambra, Samanta Schweblin, Claudia Ulloa Donoso, César Aira, Alejandra Costamagna, Álvaro Bisama, Sergio Galarza y Aurora Venturini. Me parece genial que ese catálogo empiece a circular por nuestras librerías».

Zúñiga es parte de los autores locales que serán parte de Selección chilena 2000-2016, el primer libro del catálogo de Estruendomudo en Chile, que reúne a buena parte de los mejores créditos nacionales: Alejandro Zambra, Lina Meruane, Alejandra Costamagna, Simón Soto, Pablo Toro, Juan Pablo Roncone, Álvaro Bisama y Rafael Gumucio; una especie de respuesta a la versión peruana publicada por Estruendomudo el año pasado, que contiene las firmas de autores como Dany Salvatierra, Carlos Yushimito, Daniel Alarcón, Sergio Galarza y Gabriela Wiener, y que, junto a la internacionalización de una editorial independiente como Estruendomudo, confirma el buen momento de la literatura peruana en el extranjero.

A la rápida, además del Nobel de Vargas Llosa, solo en la última década Alonso Cueto ganó el premio Herralde, mientras que Iván Thays resultó finalista; Santiago Roncagliolo se hizo del premio Alfaguara, al tiempo que Daniel Alarcón es más traducido que el poeta César Vallejo, y Julio Villanueva Chang, el director de la revista Etiqueta Negra, figura como uno de los editores latinoamericanos más conocidos en el exterior.

«Tienen narradores impresionantes y que han tenido la recepción que se merecen», dice Zúñiga, «como es el caso de Daniel Alarcón. Gabriela Wiener también circula cada vez más, me gustaría que Sergio Galarza y Claudia Ulloa Donoso fueran más leídos fuera de Perú, y seguro que hay nombres que se me escapan. Ahora, tampoco es una sorpresa: tienen una tradición narrativa muy importante: Vargas Llosa, Ribeyro, Arguedas, ese escritor extraordinario y secreto que es Luis Loayza, el mismo Oswaldo Reynoso que murió hace poco. En ese sentido, todo esto que está ocurriendo no es una sorpresa. El que venga a Chile refleja, sin duda, que el mundo editorial peruano pasa por un momento interesante. Hay muchos proyectos atractivos. Estruendomudo fue pionera, ahora hay otras editoriales que han seguido su camino y eso, a la larga, siempre termina por enriquecer el campo cultural en este caso peruano, y esperemos que ahora el chileno».

seleccion

Selección chilena 2000-2016, que llega esta semana a librerías, es una antología a cargo de Sergio Parra y Aldo Perán, quienes tuvieron que definir a los autores bajo sus propios criterios. «Afinidades electivas», responde Aldo Perán, «son nombres que se repiten constantemente en nuestros diálogos. Son autores que nos gustan a ambos. Hemos leído todas sus publicaciones, estamos al tanto de lo que hacen y están por hacer».

—Entiendo que, como en la versión peruana —Selección peruana 2000-2015—, también se trata de cuentos. ¿Son inéditos?

—No son inéditos. Son textos publicados anteriormente. Es una antología que pretende presentar no tanto el work in progress, más bien son textos representativos del estilo de cada autor. Hay cuentos, crónicas, artículos publicados en la prensa, ensayos. Nos entretuvimos bastante eligiendo cada texto. Esa heterogeneidad nos resulta más atractiva, menos esquemática y tradicional como otras antologías. No pretendimos hacer una obra canónica porque simplemente no nos llama la atención hacer algo así.

—En ese mismo libro la violencia fue el tema más transversal entre los relatos, ¿cuál fue el tema clave en la edición chilena?

—Tal vez sea el neoliberalismo y sus consecuencias. La miseria y los residuos de esta ideología implantada a la fuerza hace cuarenta años, y cómo arremete en la vida cotidiana de los protagonistas y narradores de estas historias. Se podría leer cada uno de los textos bajo ese registro crítico.

—Al final de Selección peruana, hay un anexo en donde los autores que participaron del libro anotaron sus autores de referencia. Ahí Ribeyro y Bolaño lideran las preferencias. ¿Se hizo lo mismo en la versión chilena?

—No se hizo porque tal vez de manera inconsciente, al ser libreros y dialogar durante años con casi todos los escritores de esta selección, sabemos cuales son sus preferencias y preferimos mantenerlas bajo la confidencialidad entre el librero y el lector. A varios de estos autores les hemos acompañado en sus descubrimientos literarios, en sus obsesiones con autores extranjeros. En casi todas las entrevistas a estos autores les preguntan qué es lo que leen y qué no, por lo demás.

—Como librero, ¿qué título de Estruendomudo vendría a ser un buen comienzo para un lector?

Las primas, de Aurora Venturini, porque sigue siendo divertida la historia de esa publicación. Los libros de Arguedas. Son demoledores. Los lemmings, de Fabián Casas, los libros de Dany Salvatierra y Alejandro Neyra. Suficiente name dropping.

chilena2

Selección chilena 2000-2016
Varios autores (Selección y prólogo de Sergio Parra y Aldo Perán)
Estruendomudo, 2016
280 p. — Ref. $12.000

Estruendomudo en Chile

Sobre el autor:

Felipe Ojeda (@paniko).

Comentarios