Publicidad

The OA, la mejor serie del año

por · Diciembre de 2016

Publicidad

Hay historias que no pueden resumirse en unas pocas líneas. Hay historias que son un largo canto donde la sola memoria no es capaz de transmitir las experiencias ni los recuerdos con fidelidad. Hay historias que no deben explicarse, sino solo creer en ellas, sintiéndolas en el propio cuerpo. Hay historias como The OA que nos hacen creer que efectivamente la mejor narrativa ya no está en las novelas y los cuentos sino en la televisión. The OA, creada por Brit Marling y Zal Batmanglij, y producida por Netflix, es la mejor serie de 2016.

No quiero contar de qué va. Seguramente en lo que concuerdan muchos especialistas en series de televisión es que lo mejor para ver The OA es poner el primer episodio y sumergirse en esa historia. Sin tráilers, sin buscar resúmenes, sin leer reseñas. The OA no es solo una serie de televisión sino una experiencia televisiva; una que se logra gracias a una cautivante historia, unas tremendas actuaciones, y una estética de la sorpresa que solo se ha visto de forma semejante en las primeras temporadas de Lost, en The Leftovers, y en otras pocas series hermanas.

The OA no es una serie para todo el mundo. Con ello no quiero hacer un comentario elitista o teñirla como una serie para el gusto de una «alta cultura». Más bien, apunta a un público que necesita escuchar su historia, un público que desea un drama original donde se confunden los géneros, se dejan interrogantes sin responder y la verdad no queda clara. Una historia que nos transporta a las preguntas más esenciales sobre la existencia, rescatando sobre todo reflexiones de ciertas filosofías orientales. Si bien para muchos The OA no tendrá sentido alguno, otros sentirán de inmediato una afinidad incómoda o entrañable. No deja desapercibido a nadie. Puede verse desde la confianza o la sospecha. Podemos creer que lo que vemos es cierto, y dejarnos llevar por la trama, o podemos empezar a dudar y a preguntarnos qué es realmente lo que está pasando. A diferencia de otras series de su tonalidad, The OA nos coloca en la situación de abrirnos y aceptar su historia, hacerla nuestra, o a cerrar la pantalla del computador y quedarnos con la materialidad de nuestra vida real. Es una serie que un Dr. House o un Sherlock Holmes no soportarían o desestimarían con un argumento racional.

Sin duda, The OA es la apuesta más arriesgada de Netflix hasta el momento. Si Borges estuviese vivo, la alabaría (y en un momento de la serie verán por qué lo digo).

The OA, la mejor serie del año

Sobre el autor:

Alejandro Arturo Martínez (@alexm) es licenciado en Letras y estudiante de Magíster en Ética. Ha colaborado para distintas revistas en América Latina y Estados Unidos.

 
 

 

Comentarios