Publicidad

Habla hermano de Jorge González: “Héroe es un libro melómano”

por · Abril de 2017

Publicidad

En esta tercera parte y final de la entrevista con Marco González, hermano de Jorge, conversamos sobre la última actuación en la Cumbre del Rock Chileno, el disco triple, Demos, y Héroe, el libro autobiográfico del ex líder de Los Prisioneros, ambos pronto a lanzarse de manera oficial.


Demos de un héroe

—Luego de Jorge en la Cumbre del Rock Chileno te vi dando entrevistas, respondiendo a preguntas sobre el incidente tras el escenario. Sentí que no quisiste ahondar mucho, lo que puede ser entendible. Además, te pilló justo en la promoción de Demos, disco triple que contiene justamente demos de canciones que muchos conocemos y otras inéditas. Entiendo que estás 100% a cargo de esta producción. ¿Cómo fue hacer este disco y quizás ir sorprendiéndote con estas canciones?

—La obra de Jorge siempre sorprende y siempre sorprenderá. Volver a retomar este proyecto almacenado por años fue como redescubrir esa magia, abrir nuevamente ese baúl lleno de sonidos, colores, emociones y vida. Oír nuevamente cada una de estas joyas fue volver a esa primera vez que las recibí, cuando Jorge recién las había hecho, ya sea en formato caset, cintas DAT, A-DAT o Pro Tools, según la época, según los años. Todas se oían con ese hilo en común, esa genialidad, claridad y creatividad no sólo como músico, sino también como productor. Con esa singular manera de darle vida a una canción como autor y compositor, y además ese mágico e inigualable sonido y color que aporta su voz en la interpretación.

—Es interesante esa relación con la producción, porque nos ayuda a conocer inéditos muy bien terminados y no sólo como ideas.

—Jorge viene con el don natural de saber cómo darle cuerpo y espíritu a una canción, como lograr en la primera toma algo elaborado y altamente rico en expresividad y profundidad. “Demos” expresa eso. Es la prueba tangible de Jorge como productor de su música, desde siempre. En Los Prisioneros, desde La Voz de los ’80 hasta Manzana. Desde los solistas, como el homónimo, El futuro se fue, Mi destino, Los Updates, Libro, Naked tunes, Trenes y todo lo que fue haciendo, con su propia capacidad de resolver y darle espíritu y cuerpo a una canción.

—¿En Demos, cómo determinas cuál de las 53 canciones va en cada uno de los 3 discos?

—La edición la hice en base a los formatos. Las canciones están separadas por el color, por la forma o el espíritu. El primer disco, el amarillo, es una edición en formato análogo. O sea, canciones en 4 pistas o en cintas. El segundo es azul y es más pop, más radial, más selección de singles, como “Ella estará desnuda”, “Nutria”, “Te amo” y “Eres mi hogar”, aunque en el primer disco igual hay canciones como “Mi amigo el león”, “G.A.T.O.”, “Soy lo peor”, “Fe” y “Esas mañanas”, que también son altamente radiales. El tercer disco, el rojo, tiene que ver más con su parte emocional, espiritual y privada, donde Jorge, en la mayoría de estas canciones, usa sólo la guitarra y su voz, y desarrolla obras de una capacidad increíble, como “Paranoia” y “Cuidado”, que tú al escucharlas dices ‘esto es energía pura’. O las que quedaron fuera del disco “Trenes”, como “Báñate en sal”, “La barca”, “La familia” y “Los buenos deseos”, que son obras maestras. Un disco más hermanado con El futuro se fue, Libro o Trenes, si se quisiera encasillar.

—Jorge siempre regaló canciones a fans y amigos, y hoy, varias de esas están en Internet. ¿Qué puede esperar de Demos alguien que ya escuchó esas versiones en youtube, por ejemplo?

—Yo creo que la diferencia es la calidad sonora, porque lo que se escucha en youtube es la canción que pasó de mano en mano. Acá, en esta selección, tenemos el primer corte, el máster o la copia del máster, por lo que se escucha con la limpieza del primer registro, sumado que cada obra fue ecualizada por el ingeniero más capo en mastering, como lo es Chalo González, entonces suenan con el respeto y la calidad que debieran sonar las canciones de Jorge y con el respeto y la claridad que debiera recibirlas el respetable, sus fans. Y sobre lo que dices, que siempre hubo inéditos dando vueltas, eso fue muy propio de Jorge, de la época de los casets, querer compartir su obra inédita con los fans, que todo eso circulara de mano en mano.

—Era un disco que se debía.

—Este trabajo pasó por muchas fechas tentativas, 10 años atrás, antes de sacar el DVD de la Blondie, por ejemplo. Hubo opción de sacarlo a mediados de septiembre de 2015, el año de Trenes, también. La cosa es que al atrasarse tanto se nos fue complicando la fecha definitiva, aunque, al final, fue lo mejor.

—Claro, se incorporaron nuevas canciones al proyecto.

—Sí, lo que lo hace un disco mucho más contundente y poderoso. Es un muy buen escaneo a la obra general de Jorge, desde fines de La cultura de la basura hasta Trenes, su último disco.

—Si bien este disco ya se vende, ¿tendrá un lanzamiento oficial, con singles en las radios?

—Claro, la verdad, todavía no se lanza. Estamos, sí, en un proceso de pre-venta, porque lo lanzaremos oficialmente cuando se lance Héroe, el libro autobiográfico de Jorge. Esa es su orden, que salgan a la par. Hicimos la excepción de hacer pre-venta por la demanda de los fans en época de navidad.

—¿Y Jorge ve el arte, la distribución de las canciones?

—Tengo la suerte que mi hermano siempre me ha dado carta blanca en el arte de los discos. Uno de los pocos artes en los que hemos hablado fue en el Ni por la razón, ni por la fuerza, donde él tenía la idea del escudo nacional, por ejemplo.

—Lo que no fue así.

—Claro, porque, al final, derivó en las láminas de Mundicrom.

—¿Cómo así?

—Me acuerdo que en la época del homónimo, cuando Jorge estaba a la espera de ir a la grabación de ese disco, allá por 1993 en Los Ángeles, hizo unas 7 canciones, entre esas “Blanca, blanca”, que al final se conocería en Mi Destino y otras que aún son desconocidas, y que las incorporaremos en una próxima edición. La cosa es que en una de esas canciones, Jorge hablaba de las láminas de Mundicrom, entonces me acordé de eso y le propuse que la portada de Ni por la razón, ni por la fuerza podría ser como esas láminas, donde él sería O’Higgins y sus compipas Carrera y Manuel Rodríguez. A modo de anécdota, canciones como “La noche”, “El cobarde”, Ella espera” y “Ustedes dos”, producciones todas de Jorge, que podrían haber brillado en este disco, se fueron a ese fonograma bajo la etiqueta Los Prisioneros, lustrando aún más esa leyenda de próceres onda garage band.

—En Mi Destino está en gato. ¿Jorge lo pidió?

—No, lo que él quería era una portada donde no estuviera su cara, sino que una imagen libre, como lo que fue, una carita de gato con audífonos.

—Confía en ti.

—Sí, me he sentido con la libertad de desarrollar mi trabajo, mostrarle mis propuestas y saber que no arrugará la nariz, que es la típica actitud de ejecutivo de casa disquera. También para el disco del Estadio Nacional él propuso que la portada fueran las entradas del concierto. Además, yo había trabajado para el arte de la La cultura de la basura y había tenido la idea que fuera un estadio, como la imagen que luego salió en el DVD, con ese detalle que da cuenta que el Estadio Nacional de Chile.

—¿Por qué el estadio para La Cultura de la basura?

—“Vamos al estadio, escuchando radio”.

—¿Trabajaste con Jacqueline Fresard ahí?

—Sí, y fue una linda experiencia.

—Entonces, la radio que no pusiste allí, ahora va al reverso.

—Sí, también puse esta misma radio, que fue con la primera que Jorge grabó, en el Caset pirata.

—¿Y es la misma del collage de Trenes?

—Exactamente. Es un homenaje, también, a mi padre, que compró esa radio para la casa. Podría haberse comprado una bicicleta para ir al trabajo, qué se yo, pero prolongó nuestra cultura de escuchar mucha música, de radio AM, especialmente.

—También compró un piano.

—Claro, nuestro papá siempre pensó en la proyección artística de la familia.

—Y parece que le achuntó.

—Sí, fue como bien visionario y bien jugado en ese sentido, de dejar que nosotros fuéramos lo que quisiéramos. Curiosamente, nosotros quisimos ser lo que él mismo quiso ser, también. O sea, como que se dio esa lógica de un papá artista e hijos artistas. Seguramente, quería que nosotros estuviéramos ligados al arte.

—Si tuvieras que elegir una canción para recomendar Demos, aparte de las que has nombrado…

—Hay una que no muchos han comentado, pero que para mí es increíble. “Oscuros son los designios”, que yo la pondría como al lado de “El baile de los que sobran”, en cuanto a letra. Es de 1993, pero hoy, 2017, uno podría verla de manera mucho más limpia porque ha pasado el tiempo y la realidad de las vidas o la sociedad a cómo lo narra Jorge ahí es cercana al Chile actual. Al escucharla, uno dice ‘este compadre hace un escaneo de la realidad chilena cuando todos vivían acá de otra manera’. Esto es lo que es Chile, a esto llegamos de la mano del capitalismo. A ser carne de cañón en un sinfín de cosas. Quien viene te desarma, te rompe, te hace mierda la vida, nuevamente.

—Adelantarse…

—Es curioso cómo Jorge logra analizar la realidad chilena en una canción, en esa época, donde los demás estaban haciendo otro tipo de música, viendo de otra manera la vida. Canciones como estas, de cierta manera, terminan siendo atemporales, con una mirada de Chile del presente, pero algunas hechas hace 15 años atrás. O sea, te das cuenta que Jorge está tan avanzado a su realidad que para digerir una canción suya tienen que pasar no 5 años, sino que una década completa para entender su capacidad de visionar, en cuanto a energía y vida misma.

Héroe comienza en 1964 y termina en 2001, cuando Los Prisioneros vuelven y llenas dos noches seguidas el Nacional, además del nacimiento de su hijo ‘Goyito’. ¿Habrá segunda parte?

—No sé. A Jorge no le costaría hacerlo.

—Por último, ¿qué es lo que más recomendarías o lo que más te sorprendió del libro autobiográfico de Jorge?

—El libro es muy bonito, porque es la historia de Jorge en primera persona. Es un libro melómano, donde habla de él y de su relación con la música, especialmente. La música que lo ha marcado en cada etapa. Eso ya es romántico. Jorge cuenta su historia desde ese punto de vista. Y su punto de vista es inocente, en el sentido que él cuenta su vida en la proyección como la ve él. No se va por los recovecos de hablar mal de una persona, por ejemplo, sino que se va por el camino que habla bien de esa persona. Es contar cómo llegó la primera radio a la casa, quién la trajo, cómo llegó a jugar en la selección del curso y lo que hizo su familia por esa selección del curso, lo que él hace en la música, cómo se desarrolla con sus compañeros de banda, los gustos que comparten, la música que comparte con Miguel, la experiencia con Claudio, el caminar a Providencia desde San Miguel para ir a una disquería y ver discos sellados de los Kiss, por ejemplo, y maravillarse por eso. Es romanticismo puro. No es lavado de imagen, sino su historia de vida.

—En una entrevista a radio Cooperativa anunciaste la realización de una película. No había escuchado nada antes sobre un film. ¿Hay avances?

—No, no hay ninguno. Es sólo un deseo por ahora.


Mientras se espera la confirmación de la fecha del lanzamiento oficial del disco triple Demos y el libro autobiográfico Héroe, ambos ya se pueden comprar por 2 vías: solicitarlo al correo electrónico avenidalanovena@gmail.com o, directamente, en restaurant Lusitano, de calle Condell 1414, Barrio Italia. Metro estación Santa Isabel, de martes a sábado, de 11:00 a 22:00 horas, y domingo y lunes, de 11:00 a 18:00 horas.


Lee a continuación la primera y segunda parte de esta entrevista.

Habla hermano de Jorge González: "Héroe es un libro melómano"

Sobre el autor:

Emiliano Aguayo (@EmilianoAguayo) es periodista y autor de los libros Maldito Sudaca (2005) y Las voces de los 80 (2012).

Comentarios