Publicidad

El VAR no tiene solución

por · Junio de 2017

Publicidad

«Ante la duda abstente», dice una recomendación FIFA a los árbitros asistentes en caso de un eventual offside. Detrás de esa declaración hay un punto fundamental: la interpretación de los árbitros termina decidiendo.

En el tenis, el Ojo de Halcón ayuda al juego de forma directa y no interfiere en el juego por varias razones. La primera es que el tenis es un deporte que se corta en cada punto y en que un punto no determina un partido. La segunda es que el Ojo de Halcón solo sirve para determinar algo indiscutible, como es si una pelota cayó dentro o fuera de la cancha. La tercera es que son los mismos jugadores los que piden el uso tecnológico, y tienen una cantidad limitada de pedidos, por lo que cuidan esos pedidos.

Los problemas del VAR son tres: el primero es que quien lo solicita es el árbitro o sus ayudantes, y no un miembro de cada equipo. El segundo es que en muchas ocasiones corta el juego. El tercero y para mí más importante: no se ha decidido si la tecnología decide o ayuda a decidir a un árbitro.

En los casos de si la pelota superó la línea de gol, de meta o lateral, la tecnología sí puede tener una facultad absoluta en la decisión. En los penales siempre habrá una interpretación del referí. Pero el offside es el problema, porque es una jugada tan absoluta como interpretable.

En mi opinión, con un video detenido basta para que un árbitro decida según su interpretación de la jugada. Y en casos muy dudosos volvería a la recomendación «ante la duda abstente». Pero toda esta ayuda tecnológica tiene un gran problema de justicia. Y es que, según sea la naturaleza de la jugada, puede ayudar o no ayudar al afectado. Un gol puede ser anulado por offside, pero una opción de gol que es detenida por un offside mal sancionado es irreproducible. Y en este punto me parece que el VAR no tiene solución.

Para agregar, una regla sobre otra jugada polémica. Mucho se ha hablado de las manos dentro del área. Que se cobren todas, solo las que no están pegadas al cuerpo o solo las que no son intencionales. Soy de la idea de que se deben cobrar todas las manos dentro del área, pero según su intencionalidad o importancia (una mano casual que evita un gol no es lo mismo que una casual que corta un centro) se decida si es tiro libre con barrera dentro del área o penal directo. He visto campeonatos que se deciden por un centro que pega en una mano pegada al cuerpo y no podemos darle la oportunidad a un árbitro de determinar quién es campeón y quién no por una jugada así. Un tiro libre con barrera e indirecto es un castigo justo para una pelota que dio casualmente en una mano, esté donde esté.

El VAR no tiene solución

Sobre el autor:

Che Sandoval (@che_sandoval) es director y guionista de Te creís la más linda...(pero erís la más puta) y Soy mucho mejor que vos.

Comentarios