Publicidad

“Hemos venido a bajar el nivel cultural de Chile”

por · Septiembre de 2017

Publicidad

Una entrevista académica a Las Bistecs.

Carla: ¿Entonces tú eres Felipe, de Pánico?

Felipe: Pániko con k. Pero les tengo contar primero por qué las quiero entrevistar, porque no soy periodista.

Alba: Me gusta.

Felipe: Soy profesor en la Universidad y le he dado a mis alumnos la tarea de estudiarlas a ustedes.

Alba: ¡Muy buena tarea!

[Este semestro dicto un curso sobre el pop en arte, música y literatura, en el Magister en Arte, Pensamiento y Cultura de IDEA-USACH, y de inmediato pensé en incluir en el programa a Las Bistecs. Las conocí hace un año por recomendación de Javiera Mena, y mañana podré verlas en vivo en el Bar Loreto, gracias a la producción de Josefina Parodi (Sabe) y Uxía Citoula (Meni), que se unieron “para hacer realidad este magnífico show, y muchos más que se vendrán…”]

Felipe: Lo primero que les quería preguntar es cómo pasaron de estudiar Cine y Bellas Artes a un proyecto musical.

Alba: A través del ocio. Fue así. En un momento de ocio y de pasarlo bien nos proponemos escribir, y a la que empezamos a escribir nos empezamos a reír, pero de una manera muy honesta y básica, como de colegas, y nos la pasamos bien. Luego tenemos a Adrià Gil, que nos hace las bases, y de ahí eso va evolucionando, pero empieza a través de vino y tabaco.

Carla: Es verdad que fue el ocio lo que nos llevó a este proyecto, pero no hay que olvidar que cada una tenía unos intereses y un background. Cuando se creó este proyecto, se creó para hacer un solo concierto. Pero no se pensó como un concierto, sino como un show. Fue un poco como un teatro, todo estructurado y ensayado, y entonces es ahí donde entran las disciplinas que habíamos estudiado.

Felipe: ¿Los textos los componían primero pensando sólo en leerlos, o para cantarlos sobre una base musical?

Carla: Supongo que al principio eran como poemas experimentales, orales, pero cuando decidimos ponerlos por escrito sí que le dimos un ritmo, una métrica. Sí que estaban pensados para ponerle una base muy cruda, electrónica.

Alba: Hemos tenido la gran suerte de ensayar en el escenario, desde largarnos a hacer monólogos, ser pesadas y que la gente nos pidiera que calláramos, a que funcionara el speech y que la gente se riera. Por eso nos sentimos muy cómodas ahí, y todo lo que ha pasado es porque no hemos tenido problema de exponerlo.

Felipe: Y han ido sumando varias capas, con música, luces, vestuario.

Alba: Se aúnan muchas capas de contenido para que el mensaje se proyecte más lejos. La partícula de inicio es el mensaje, y siempre ha sido así en todo lo que hemos hecho.

Felipe: ¿De qué tradiciones se han nutrido? Se los pregunto porque en Chile, cuando las vi por primera vez comentamos con algunos amigos que nos sonaba a Alaska y la Movida española, que es lo que conocemos acá de la cultura pop de los ochenta…

Carla: Cuando nos preguntan esto, la verdad nos sorprende un poquito—¡¿Qué pasó?!

Felipe: Casi gol…

[Es martes 5 de septiembre, pasadas las 17 horas, y sólo puedo mirar de reojo el catastrófico partido de Chile contra Bolivia en el lobby del hotel en que entrevisto a Las Bistecs. Por ellas me he visto obligado a traicionar mis prioridades futbolísticas.]

Carla: En España lo tenemos en el inconsciente, pero no fue para nada algo que queríamos emular. Es decir, puede que nos reconozcan el desparpajo, o el “más es más” en el escenario y en la ropa, pero creo que la Movida fue una consecuencia de una libertad a partir de la muerte de Franco, y en las letras la provocación está en las letras, que eran muy atrevidas, muy sexuales, muy diferentes de lo que había hasta entonces.

Alba: Nosotras hablamos de nuestro tiempo. En la Movida se hablaba de ese tiempo. No hemos sufrido la muerte de un dictador, sino que sufrimos las consecuencias de una democracia encubierta. Entonces todo lo que nosotras vivimos en primera persona lo traspasamos a las letras de una manera llana, literal, que llegue a la gente, y eso es lo que creo que hace gracia.

Felipe: Cuando escuché las letras con más atención, las encontré más cercanas al dadaísmo.

Alba: Me encanta que lo digas…

Carla: Eso es un halago muy grande…

Felipe: Creo que tiene que ver con un rechazo a ser intelectuales…

Carla: La verdad es que queremos ser lo más humildes que podamos.

Alba: Creo que hay un problema con el mundo del conocimiento. Cada uno tiene una capa del conocimiento, y todo el mundo tiene una partícula de razón. El tema es que el intelectual se cubre con grados y trata de ser diferente de todas las gentes, y eso invalida su discurso.

Felipe: Me interesa porque precisamente creo que ustedes están tomando algunas cosas del intelectualismo o del mundo académico que conocen, pero en contra, lo hacen porque lo conocen, como un intelectualismo contra los intelectuales.

Carla: Sí, exacto, ahí está. Pero es una expresión y provocación contra el sistema, y nosotras lo hacemos de una manera más light, aunque sin pelos en la lengua.

Alba: Quizás una canción nos puede tomar mucho tiempo y trabajo, pero luego somos las primeras que decimos “no te lo tomes en serio”, ¿sabes?



Felipe: Sí, al final del video de “HDA” dicen eso.

Alba: Es que es eso, todo sale de tomarlo serio y exponer una crítica, pero siempre con este juego entre la ironía y la sátira.

Felipe: Eso me parece muy atractivo, porque creo se opone a ciertos modelos de músicos, artistas, escritores, que sienten que tienen el rol de explicarle a la gente lo que tienen que hacer.

Alba: Bueno, el proyecto es un paraguas donde nos podemos permitir esto. “HDA” es una crítica al mundo de la Historia del Arte, donde no hay ninguna mujer, y siempre son los mismos nombres; es una historia blanca, no hay una historia negra, hay tantos matices que no se tienen en cuenta… Cuando al final de todo esto, que son unas letras llanas, tenemos los ovarios de poner “no te lo tomes en serio”, le da más unidad a lo que estamos haciendo.

Felipe: Ese eco final me parece que le da otra vuelta; lo siento más serio, más profundo.

Alba: Qué guay…

Felipe: En el curso que estamos haciendo, mi propuesta no es considerar al pop como algo simpático o divertido solamente, sino que también nos lo tomemos en serio. Y yo siento que ustedes hacen un pop—

Alba y Carla: ¡¡¡Perdonad, nosotras estamos haciendo el electro-disgusting!!!

Felipe: ¡Es cierto! La categoría pop les queda corta… Pero lo están haciendo con mucha agudeza.

Alba: Bueno, con mucha conciencia, y proponiendo desde el sitio donde estamos. Pero tampoco queriendo hacer ninguna tesis de nada, que quede muy claro.

Felipe: Porque hacer una tesis de esto le quitaría potencia.

Alba: Sí, porque una canción permite hacer temas muy directos y frases como puñales, ¿no? Y gente que lo pille en una capa o en otra; el arte como cebolla, que se entienda por capas. Es muy válido que nos vean como unos mamarrachos como que nos vean que estamos proponiendo algo de pensar.

[“Muerte a la metáfora”, gritarán mañana en un momento del show.]

Felipe: Así como les interesa apelar a tantas personas, también les interesa criticar a todo el mundo, toman la metralleta y atacan a cualquiera.

Alba: Sí, somos muy punkis.

Felipe: A la alta cultura, a la baja cultura, a la del medio, a la del lado.

Carla: Sí, porque nosotras siempre dijimos: el objetivo es molestar. Tomamos eso como base, y queremos hacer letras críticas, pero que también el vehículo sea el humor. Empezamos por nosotras mismas, por nuestra generación, y también las peperas y todos los que están en esferas superiores a nosotras.

Alba: Pero exponiéndonos desde nosotras mismas. Eso también da mucha más libertad, yo creo, el hecho de vamos a reírnos de todo el mundo, incluido nosotras.

Felipe: Hay un video que hicieron para el Sónar.

Alba: Porque queríamos ir a Sónar e hicimos el video, porque tenemos un morro que no lo tiene ni Dios, eso es lo que pasa. A Sónar no nos invitan porque no cantamos bien…

Carla: Pero ya han empezado a invitar artistas de trap, o sea que está al caer.

[“No sabemos cantar. No sabemos bailar. No tocamos ni un puto instrumento” será su presentación al inicio del recital.]

Felipe: Eso me gustó porque su proyecto perfectamente podría encajar en ese mundo, y se ríen de eso también.

Alba: Claro, porque no creemos que haya un camino marcado para este proyecto. Primero, nos ha sorprendido a nosotras que haya funcionado. Pero el proyecto era tan punki, que no se quería agarrar a nada.

Felipe: Aunque quizás no parezca a primera vista, yo creo que en la provocación que hacen ustedes hay mucho detalles, hay estrategias.

Alba: Bueno, pero nosotras no pensamos la estrategia. De hecho, es que partimos de hacerlo muy punk, y cuando digo punk, es que nos sentamos ésta y yo…

Carla: Sí, pero es verdad que detrás hay mucho tiempo nuestro empleado pensando: mira, esta frase, vamos a criticar esto porque estamos hasta el coño, ¿vale? Pues vamos a hacerlo. Luego, cómo lo estructuras dentro de la letra, y entonces pensamos, bueno, esto es lo que nos molesta. ¿Qué es lo que nos molesta dentro de todo esto? Y ahí es donde le vas sacando esto que tú llamas los detalles. E intentamos que sean cosas que vive la gente el día a día. Porque yo creo que a la gente le toca más la letra cuando hablas de algo concreto, porque ahí es donde alguien dice: ostia, esto también a mí me pasa. No se queda en la superficialidad, no se queda sólo en clichés.

Felipe: Algo que me interesa mucho, viniendo de la literatura, es que muchas de las estructuras tienen estructura de lista.

Alba: ¡Total!

[Cuando mañana las escuche cantar “Cosas negras” me acordaré de El libro de la almohada de Shei Shônagon, quien ya en el año 1000 recopilaba listas de “Cosas raras”, “Cosas sin mérito”, “Cosas vergonzosas”, “Cosas desagradables” o “Cosas sórdidas”.]

Carla: Sí, hace mucho que no nos preguntaban de eso. Nos gusta mucho el formato lista porque, aunque no nos queramos llamar “arte”, se acerca un poco más al arte que nosotras admiramos. Y además, dentro de la lista y la repetición, bueno, se encuentra algo del posmodernismo, que literalmente coge frases de la calle y las pega.

Felipe: Cuando se refieren al arte que admiran, ¿en quiénes específicamente están pensando?

Carla: Bueno, de todo. Por ejemplo, aunque está muy visto, nos gusta Andy Warhol y todos sus descendientes. Pero es que también nos gusta Virginia Woolf. O Cindy Sherman.

Alba: Ella es la que empieza a hacer unas puestas en escena, en las que la gente es partícipe, hay un vernissage, hay una acción, eso nos interesa mucho. Cuando decimos que no nos sentimos músicas es porque sinceramente no somos, pero sí nos sentimos performers, porque podemos aunar letras, puestas en escena, videos, con la ayuda de todo un equipo obviamente, no somos ella y yo nada más, con Adriá Gil y Guillem Comas todos somos Las Bistecs, y se acopla todo para que llegue ese mensaje.

Felipe: Lo otro que me gusta mucho son las rimas, porque a veces son muy idiotas, muy chistosas, como “ano, ano, ano es culo en castellano”.

Carla: ¡Sí!

Alba: Sí, tontas, absurdas.

Felipe: Es como el juego de un niño.

Alba: Es que es un juego, ha sido un juego toda la creación.

Carla: Y tratar de quitarle un poco de emoción… Porque lo que caracteriza a mucho pop de hoy día es la sensibleza. Al menos lo que vivimos en España es el pop comercial, que apela mucho a la emoción, al amor, y a sacarte una lagrimita, y todo a base de clichés, y eso nos parece asqueroso a nosotras. Y por eso hacemos listas, por eso hacemos estas rimas, porque queremos alejarnos y apelar un poco más si se puede al pensamiento que a la emoción. Y que cada uno decida ahí.

[También declararán en el show, de manera tajante: “Hemos venido a bajar el nivel cultural de Chile”.]

Felipe: Claro, hay algunas letras que son muy frías, pura acumulación. Y en muchos videos ustedes aparecen muy distantes.

Carla: Es nuestro personaje, no intentamos engañar a nadie. Porque somos una parodia de nosotras mismas.

Alba: Una hipérbole de nosotras mismas. O sea, no somos realmente así, qué cansado…

Carla: Qué asquerosas…

Alba: Hemos creado unos personajes, interactuamos con ellos, bajamos del escenario, nos los quitamos, los dejamos descansar, y somos personas.

[Le pregunté a Uxía cómo surgió la idea de organizar este show, y me contó surgió cuando supieron que Las Bistecs estaban preparando su gira por Latinoamérica, y que “veíamos necesario que pasaran por aquí”. La recepción fue tan buena que las entradas para el 6 de septiembre se agotaron rápidamente y tuvieron que ofrecer una fecha más para el día anterior.]

Felipe: A propósito de que ahora han estado de gira, hay referencias muy específicas de España, como el Paté La Piara, por ejemplo.

Alba: Eso lo hicimos real. Sin agua.

Carla: “Señoras bien” fuimos a grabarlo a un hotel de Acapulco que estaba en obras, que estaba bastante asqueroso y estaba sin agua. Entonces, hicimos lo del paté en la cara, y nos lo pusimos y casi vomitamos encima, porque no había agua para sacárselo tampoco. Ahí es puro electro-disgusting.

Alba: Somos esclavas del electro-disgusting.

Felipe: También tienen una canción de las estaciones de Metro de Barcelona.

Alba: Eso es una puta lista. Tal cual. Eso se grabó con el iphone de Carla. Lo hicimos porque tenemos la suerte de tener unas bases buenas, pero es una patillada de canción.

Carla: Nosotras somos catalanas, pero cantamos en castellano, entonces queríamos hacer unas letras en catalán. Y nos salía una puta mierda. Entonces cogimos esto de las listas que hacemos muchas veces y dijimos: pues vamos a hacer lo que nos represente. Y dijimos: pues mira, somos divas proletarias, siempre cogemos el metro, es algo representativo de Barcelona y decidimos hacerlo con las estaciones del Metro.

Felipe: Ahora ando todo el día cantando “Clot, Clot, Clot, Clot, Camp de l’Arpa, camp de l’Arpa”.

Alba: Así cuando vayas a Barcelona, ya te las sabes.

Felipe: Yo vivía en Lesseps…

Carla: Lesseps no mola nada…

[De hecho, Lesseps ni siquiera es incluida en la letra de la canción. Lo bueno es que durante el concierto una chica se acercará para preguntarme: “ets català?”, porque me escuchó cantar completa la letra de esta canción. Seguramente le impresionó mi perfecta pronunciación…]

Felipe: Es chistoso cómo interpretan esas letras, porque pueden ser listas irrelevantes, pero impostan la voz como si fuera algo importante, y ese contraste es interesante.

Carla: Nosotras siempre hacemos un personaje, como decíamos, que está serio.

Alba: Como que está cansado y es serio.

Carla: Sí, irónico, cínico y serio.

Alba: Como mal rollero…

Carla: Y es lo que queremos proyectar en el escenario, que es el anti-pop.

[No sé cómo resolveré en clases esta oposición entre mi concepción del pop y el anti-pop que ellas predican. Pero mientras pasa el tiempo y Chile no logra embocar la pelota, ya tengo que despedirme porque las esperan para otra entrevista. Con el apuro se me olvida tomarme una foto con ellas, así es que mañana, al final del concierto, me acercaré nuevamente para pedirles al menos un autógrafo.]

Felipe: Les agradezco mucho por esta entrevista. Yo iré mañana al show pero hoy día irán algunos alumnos míos, que tienen que escribir un informe. ¿Qué les parece que se hayan convertido en un objeto de estudio académico?

Alba y Carla: ¡¡¡Que estás fatal de la cabeza, jaja!!!


"Hemos venido a bajar el nivel cultural de Chile"

Sobre el autor:

Felipe Cussen

(@felipecussen) es investigador del Instituto de Estudios Avanzados de la USACH y co-autor de Mil versos chilenos y Opinología, entre otras publicaciones.

Comentarios