Publicidad

Freaks and geeks: no me importa mi reputación

por · Marzo de 2012

Publicidad

Te apuesto a que jamás has escuchado hablar de Freaks and Geeks. La razón es que, a pesar de ser considerada como una de las mejores series de todos los tiempos por Time, Entertainment Weekly y Tv Guide, no suele ser muy mencionada en estas latitudes, ya que nunca fue transmitida en Chile, fue cancelada rápidamente, y tampoco pertenece al boom de las series originado a principios del siglo XXI.

Freaks and Geeks es una excepcional obra que supera cualquier serie contemporánea chatarrienta, simple y barata, como las producidas en masa actualmente por las grandes cadenas televisivas norteamericanas.

La serie es considerada como el salto a la fama de Paul Feig (director de series como The Office, 30 Rock, Mad Men, Arrested Development y Nurse Jackie) y de Judd Apatow (director de The 40-Year-Old Virgin y Knocked Up, y productor de Superbad y Get Him to the Greek), así como el de reconocidos actores como James Franco, Jason Segel y Seth Rogen; y nos presenta la vida de un grupo de estudiantes de secundaria, en pleno apogeo de la cultura ochentera norteamericana.

Por un lado veremos cómo Lindsay, la matea del curso, poco a poco comienza a revelarse contra las normas y autoridad, asociándose a los freaks y adoptando su estilo de vida despreocupado y rebelde. A su vez, también conoceremos el día a día de su hermano menor, un geek que se desenvuelve en un mundo que lo margina, ignora y hasta incluso abusa de él, pero que a su vez disfruta refugiándose en sus amigos, un conjunto de otros marginados.

Lo que hace tan especial a Freaks and Geeks es que absolutamente todo está insuperablemente elaborado, hasta el más mínimo detalle. La vestimenta, música y estilo ochentero están recreados a la perfección, y la personalidad de cada uno de sus personajes, así como sus interacciones y problemas, están presentados de una forma tan natural que generan empatía y sumergen en este mundo adolescente. Cada diálogo, evento, reacción y emoción manifestado por sus protagonistas se siente tan real que es imposible dejar de seguirlos.

A pesar de ser cancelada tras 18 episodios, Discos and Dragons, su último capítulo, logra cerrar varias arcas argumentales –como el cambio de personalidad de Lindsay y lo que esto genera finalmente-, y queda como un final abierto, pero aceptable.

Para nuestra suerte –y gracias a una gran campaña de sus fans-, Freaks and Geeks fue lanzada completa en DVD en el 2004 y luego en una edición especial en el 2008, que incluye un libro de 80 páginas, así que no existe excusa alguna para dejar de verla.

I don’t give a damn about my reputation.

Freaks and geeks: no me importa mi reputación

Sobre el autor:

Franco Iovi (@francoiovi)

Comentarios