Publicidad

Todo listo para HellFest 2015

por · Abril de 2015

Publicidad
hellfest

En junio próximo el HellFest cumple diez años y la celebración tomará forma en la ciudad de Clisson, Francia.

Para esta edición aniversario del mega festival de rocl —que arranca el 19 de junio—, se confirmaron 160 shows seleccionados para paladares de todo tipo de estilos, incluyendo a varios mandamases de sus respectivos géneros, como Faith No More, Judas Priest y Alice Cooper, por nombrar algunos, y Motörhead, Venom, Dead Kennedys, Marilyn Manson, Korn o Limp Bizkit, entre otros.

A esto hay que sumar el ambiente que se vive en las instalaciones, dos escenarios principales y otros cuatro secundarios con bandas non-stop de 11 de la mañana hasta las 2 de la madrugada, entre cinco bares enormes y un metal village en el que todo está diseñado como un disneyworld para rockeros.

La expectativa también juega a favor: a pesar del precio del pase de tres días —cerca de 200€, unos $133 mil—, por primera vez en su historia el festival agotó todas sus entradas el día mismo que salieron a la venta.

Para quienes no conocen la historia del HellFest, les propongo un pequeño resumen de este mega festival europeo.

hellfest2

El origen

Sin ser la cuna de grandes leyendas del rock o del metal, Francia cuenta con un elemento político que lo hace un país extraordinariamente fértil en materia de festivales. Las asociaciones pululan afiatadas bajo un sello casi sindical, y —por defecto— su gente posee un alto nivel de expertise cuando se trata de negociar subvenciones de todo tipo para levantar eventos culturales.

Como dato, según el ministerio de cultura del país, solo en 2012 los festivales producidos en Francia sumaron un total de mil ochocientos, un número casi imposible de imaginar en un solo año.

En ese ambiente nace en el año 2000 una pequeña asociación de amantes del hardcore y el punk en Clisson, una pequeña ciudad cerca de Nantes, en la parte oeste del país. Bajo el nombre de CLS CREW, la asociación se dedicó a organizar conciertos en salas chicas y gimnasios, hasta el primer festival en que logran traer a bandas internacionales importantes.

Fue en 2002 y se conoció como el FuryFest, con Agnostic Front como banda principal. El 2005, luego de varias ediciones y una serie de tiras y afloja con productores y problemas de gestión, Benjamin Barbaud y Yoann Le Nevé, dos de los fundadores del FuryFest, deciden crear un nuevo concepto que adoptará el nombre de HellFest.

El festival

En su primera versión del año 2006, el HellFest vendió veintidós mil entradas, contando con la presencia de clásicos como Mötorhead, Dead Kennedys, Apocalyptica y Saxon. Nada se pudo hacer para evitar irse a pérdida por varios cientos de miles de euros. Sin embargo, las ganas de potenciar el festival crecieron a la par de las deudas, y el ambicioso proyecto de Barbaud y Le Névé encontró enseguida buena ruta.

A partir de 2007, el festival pasó de los cuarenta a mil a más de 150.000 para su versión del 2014. Esto lo convierte actualmente en el festival de músicas extremas más grande de Francia y el segundo más importante de Europa después del Wacken alemán. ¿Cómo se explica este crecimiento? Por un lado, luego de una seguidilla de errores cometidos, la estructura organizadora se armó de mejores herramientas y ahondó estratégicamente en medios influyentes, logrando hacerse del apoyo de productores locales, que se han visto claramente beneficiados durante las fechas del festival.

Como pequeña localidad, Clisson vive prácticamente del poco turismo que atrae su ciudadela medieval y de una industria vitivinícola de mediana importancia. Uno de los puntos fuertes del HellFest es justamente haber incluido a los vinicultores en su negocio, logrando un acuerdo en el que se les permite a los espectadores en carpa instalarse en las viñas (lo que sería el camping oficial), y por otro lado, los productores gozan de un enorme stand dentro del HellFest, donde pueden vender vinos como el reserva especial del festival, el Cuvée HellFest, un muscadet blanco seco fácil de tomar bajo el sol del verano francés.

Por otro lado, el evento logró adquirir un interés importante a nivel político nacional. Su nombre no solo atrajo a chascones de todo el mundo: también llamó la atención de los medios, y con ello las clásicas polémicas por parte de los políticos pacatos y conservadores.

En 2010, algunos representantes de partidos íntimamente ligados a la iglesia católica, o grupos radicales de extrema derecha, intentaron prohibir los recitales por atentar contra la moral y las buenas costumbres, etiquetando el festival como promovedor de ideas satanistas y todo ese tipo de pamplinas. Gracias al apoyo del ministro de cultura del momento y algunos diputados nada de esto logró convencer a las autoridades para prohibirlo.

En resumidas cuentas, con la ansiedad por las semanas que faltan, en nueve años el HellFest ha crecido de manera impresionante. Con un presupuesto de ocho millones de euros en su última versión, de los cuales 4,5 millones fueron destinados a los artistas, el festival no puede más que regocijarse en la extensa lista de bandas de culto y géneros que han pisado sus escenarios: Aerosmith, Black Sabbath, Deep Purple, Iron Maiden, Guns N’ Roses, Slash, Kiss, Alice Cooper, Judas Priest, Mötley Crüe, Slipknot, Soundgarden, Motörhead, Slayer, Lynyrd Skynyrd, Manowar, Europe, Twisted Sister, entre cientos de otras.

Esta es el cartel confirmado para este año:

hellfest2015

Sobre el autor:

Vincent Paladines

Comentarios