Publicidad

Rock Band 4: Primera vista

por · Noviembre de 2015

Publicidad

Apareció el primer Rock Band para PlayStation 4 y decidimos probarlo más que nada por el morbo de seguir una saga que fue descontinuada en 2010. El responsable: Harmonix, una empresa de videojuegos que había sido comprada por MTV.

Para el que nunca haya jugado Rock Band, lo primero que llamó la atención cuando apareció en 2008 fue algo evidente: que mejoró la experiencia de Guitar Hero ampliando la apuesta para tener frente a la pantalla no solo a un guitarrista, sino a toda una banda con micrófonos, batería, guitarra, bajo y hasta teclado.

Por lo mismo, lo más importante del juego es su catálogo musical.

Después de los imbatibles Rock Band 2 y 3, y los incombustibles títulos dedicados como The Beatles: Rock Band y Green Day: Rock Band, la cuarta edición no está mal a primera vista: 4 Non Blondes, “What’s up?”; Arctic Monkeys, “Arabella”; The Black Keys, “Fever”; The Cure, “Friday I’m in love”; Elvis Presley, “Suspicious mind”; The Killers, “Somebody told me”; o Jack White, “Lazaretto”; además de gente como St. Vincent, Bruno Mars y clásicos del tipo Aerosmith, U2 y Van Halen.

El problema viene hilando más fino. Después de tocar tres canciones el catálogo se muestra como el más pobre de toda la saga de Harmonix, aunque ofrece la opción de retrocompatibilidad con las librerías de canciones compradas anteriormente, y por supuesto busca ampliarse desde una biblioteca en línea con canciones-por-comprar.

Ahí la oferta mejora con Living Colour, Smashing Pumpkins, Deftones, The Doors, Rage Against the Machine, Audioslave, Queen y varios más, a $2.49 dólares por canción (unos CLP$ 1.770). Lo que pone una barrera y limita la experiencia del juego.

Quizás lo más novedoso es una modalidad de solos, donde se puede improvisar con la guitarra y simular efectos como el tapping, aunque, claro, no hay forma de tocar los solos originales.

Otro de los asuntos que mejoraron fueron los tiempos de carga y respuesta al terminar las canciones. Las transiciones son más rápidas y en general el modo de grupo para ganar trofeos —de 1 a 4 jugadores— tiene uno que otro detalle por reconocer de las bandas más incipientes: fechas durmiendo en sofás de fanáticos, viajar arriba de una van sin puerta, recibir como pago botellas de cerveza.

Otro asunto importante son los instrumentos. Los nuevos accesorios de Rock Band 4 son en apariencia iguales a los de PlayStation 3 (¡5 años de espera y son iguales!), con la diferencia de que ocupan conexiones inalámbricas nativas, esto es sin la necesidad de adaptadores Bluetooth.

Ahora, si tienes la clásica Fender Stratocaster y todos los instrumentos antiguos, Sony anunció la opción de retrocompatibilidad para usarlos sin problemas, así que sí: los instrumentos de Rock Band 1, 2 y 3 de PlayStation 3 son compatibles con Rock Band 4 de PlayStation 4.

roc4b

Otro punto importante es que limitaron el maravilloso botón «Share» de PlayStation 4, que permite compartir tus partidas en Facebook o YouTube en casi todos los juegos, por lo que no puede ser utilizado en ninguna parte de Rock Band 4. Esto, imagino, debido a los derechos de autor de las canciones.

Así que no, nada de grabarse haciendo el solo de “Like a stone” o la imitación de Paul McCartney.

En resumen, Rock Band 4 viene solo a marcar presencia en las nuevas consolas y realmente hay que pensarlo dos veces para comprarlo. Eso por un lado. Porque también está el factor precio: $65.99 dólares (unos CLP$ 47 mil) por el título si es que ya tienes los instrumentos, y CLP$ 159.990 por la edición del juego con guitarra, tanto para Xbox One como PS4, que llega a las tiendas chilenas en diciembre.

rb4
Rock Band 4: Primera vista

Sobre el autor:

Baltasar Daza

Comentarios