Publicidad

The Specials: ¿cómo bailar ska?

por · Marzo de 2015

Publicidad
specials

No es necesario que uses terno y sombrero para ser un rude boy, sobretodo con 32 grados de temperatura, aunque si lo haces: estás en el límite entre lo ridículo y lo admirable. Antes de bailar ska –puntualmente, en esta tarde, bailaremos al ritmo del 2 tone que, para que los periódicos tomen nota, se trata de la segunda ola de ska, que tiene más que ver con ingleses releyendo a Jamaica–. Antes de siquiera mover los pies, tienes que mover la mente: el ska, el 2 tone y todos sus derivados, es música con ideología, antirracista, anticlasista y antifascista. ¿Estamos claros? Podemos comenzar, entonces.

Como todo baile, se trata básicamente de actitud. Si la tienes, úsala. Si no, consíguela. Búscala dentro de ti, desprejuíciate. Posiciónate entre la gente, no seas pelotudo y pide permiso, sonríe, saluda, avanza hasta que estés a una distancia prudente del escenario, en donde aún conserves espacio para moverte. Es Lollapalooza y, en realidad, siempre hay algo de espacio para moverse. Mira ese escenario. ¿Ves esas letras que dicen The Specials? Estamos a su espera. Sí. A la espera de los Specials, una de las bandas más importantes del género. Los padres de esta segunda ola del ska, que estalló al cierre de los años 70’s. Soldados en resistencia de la música popular: suman casi 40 años de trayectoria haciendo esto que hacen mejor que nadie.

Es cuestión de actitud. Ya lo dijimos. Los Specials son pura actitud. ¿Ves a ese negro en la guitarra? Es Lynval Golding, el corazón de la banda. Sí, son blancos y negros y están bien vestidos. ¿Ves ahora a Terry Hall? Es el alma. ¿El del bajo? Es Horace Panter, los pulmones. Tienen la edad de tus padres y tienen más onda que tú. ¿Ves por qué todo es una cosa de actitud? Nick Hornby, el escritor, dijo alguna vez que muy pocos artistas ingleses eran verdaderos músicos propiamente ingleses: uno de ellos era Ian Dury, el otro es Hall. Pura actitud inglesa. Hall, está siempre entre taimado y enrabiado. Así lo hace agarrando el micrófono para abrir el show con su versión de “Do the dog” de Rufus Thomas, lo mismo harán más adelante con versiones de Prince Buster –“Gangster”, gloria del ska– y Toots and the Maytals: “Monkey man” es original de ellos. ¿La reconoces, no? Amy Winehouse también la tocaba en sus últimos conciertos. Reconoces también a “A message to you, Rudy”, imagino. También es un cover, de Dandy Livingstone. Dijimos que eran ingleses releyendo a Jamaica, ¿no?

Ahora sí. ¿Ves esa chica de tatuajes y jockey? Ella está ahí, disfrutando de este sueño cumplido de ver en vivo a los Specials. ¿Ves al otro lado a Álvaro España de los Fiskales vuelto loco? Bueno, es la gracia de esto. ¿Y al chico de afro mayúsculo? ¿Y a los adolescentes de camisa a cuadros? Siéntete en confianza. Comencemos, entonces: levanta una rodilla. Bájala. Levanta la otra. Bájala ¿Entendiste? Es como si fueras marchando. Ahora los brazos, cierra los puños. Haz como si golpearas una barriga con el derecho, hacia adelante. Ahora, haz lo mismo con el izquierdo. Sigue moviendo los pies. Hazlo al ritmo de “Concrete jungle” que es la que suena ahora, y te das cuenta de que los Specials suenan a como siempre sonaron los Specials. Agrégale el movimiento circular de tu cintura, es como si atornillaras y desatornillaras tu propia pelvis. Bien. Vas muy bien.

¿Reconoces esta? Es “Ghost town”. Lo más parecido a un hit de la banda. La recuerdas de películas, ¿no? La usó Tarantino en Pulp Fiction, luego se la copió Guy Ritchie, como acostumbró a hacerlo siempre.

¿Ves lo fácil que es bailar ska? ¿Ves lo alegre que te hace sentir? ¿Ves cómo te da actitud? ¿Sientes que no muchos lo bailan a tu alrededor? ¿Sientes que hay muchos distraídos mirando a cualquier parte? Bueno, es normal. Quizá no todos saben el pedazo de historia que está tocando en el escenario. Y está bien. Es un festival y puedes ver a la banda que quieras aunque no te guste para nada, o aunque la desconozcas completamente.

El repertorio de los Specials es como escuchar su Greatest hits, y en ese sentido, es muy generoso con el público de festivales. ¿Ves cómo ahora te observan a ti? ¿Ves cómo contagias? ¿No te salió muy bien el paso ska? Da lo mismo, puedes saltar, empujarte con el del lado, trotar en el aire, bailar rock and roll, porque lo importante de este baile es que te sientas libre. Alza los brazos y siéntete mejor que nadie, porque bailaste al ritmo en vivo de uno de los más grandes. Aprendiste a bailar con The Specials tocando solo para ti. Ya eres todo un rude boy.

Fotos: Felipe Avendaño © paniko.cl

The Specials: ¿cómo bailar ska?

Sobre el autor:

Daniel Hidalgo (@dan_hidalgo). Publicó los libros Barrio Miseria 221 (2009) y Canciones punk para señoritas autodestructivas (2011).

Comentarios