Publicidad

True Detective 2, David Simon y el lector promedio

por · Junio de 2015

Publicidad

¿Fue HBO o el propio Nic Pizzolatto quien decidió relajar el tono de True Detective? Por lo visto en los primeros capítulos, la segunda temporada es más convencional y accesible, lejos de esa profunda y oscura reflexión existencialista de Rust Cohle y el noir que envolvía el sur de Luisiana. Ahora, como en la temporada anterior, el primer vistazo es engañoso y la palabra no es decepción, sino expectativa.

Cuando David Simon (The Wire) le dijo a Nick Hornby eso de «fuck the average reader» (que le den al lector promedio), no solo metió gasolina al debate de hasta qué punto el show runner televisivo le debe su trabajo a los espectadores: también sentó las bases de la televisión de autor.

Simon, Gilligan, Weiner, Chase (Norman Mailer dijo que The Sopranos era la nueva gran novela americana), Dunham y —era que no— Nic Pizzolatto, coinciden en que, como creadores, no le deben su trabajo a la audiencia, sino a su propia historia, independiente de modas, gustos y necesidades del dueño del control remoto y la antena.

Ya lo vimos con la primera temporada de True Detective: la televisión de pago, con HBO a la cabeza, ha sido el refugio de un modelo de mostrar historias y contarlas, uno ambicioso y de mundos internos densos y contradictorios, con emoción y desafío intelectual por partes iguales.

Ahora, si el primer vistazo de la nueva temporada de True Detective es engañoso, mencionar a David Simon tampoco es gratuito: como en The Wire, en esta segunda temporada Pizzolatto parece poner en primer plano no a un policía o a un gánster, sino a todo un sistema, corrupto y saturado de variables.

Este es el nuevo opening de True Detective, estrenado el último fin de semana, ahora con la voz del canadiense Leonard Cohen:

True Detective 2, David Simon y el lector promedio

Sobre el autor:

Alejandro Jofré (@rebobinars) es periodista y editor de paniko.cl.

Comentarios